MARCELA PERALES @marce_reportera
31 de marzo de 2016 / 11:03 a.m.

Monterrey.- Dicen que el amor de madre no conoce barreras, es distinto a cualquier otro amor.

Guadalupe González lo confirma, dio vida a sus tres hijos, pero a una de ellas, se la dio por segunda vez.

"Nunca dudé en darle el riñón a mi hija y si fuera necesario yo se lo volvería a dar con tal de que ella estuviera bien", dijo la madre.

Su hija es Perla Villanueva, ahora tiene 21 años, pero hace dos, su vida era incierta, pues necesitaba un riñón para sobrevivir.

Todo comenzó en marzo del 2014, cuando la joven comenzó a sentirse mal, al internarse, el diagnóstico de los médicos fue la muerte.

"La pusieron en terapia intensiva porque estaba muy grave, le dijo la doctora que estaba muy grave y que de esa noche no le aseguraba que pasara la niña la noche", contó Guadalupe González.

"Pensaba que me iba a morir ahí porque tenía la presión muy alta, mis latidos, todo muy alto y pues ver la preocupación de los doctores me hizo pensar que de ahí no iba a salir", confiesa Perla Villanueva.

La única opción era un riñón nuevo, el de su papá no fue compatible y no había tiempo para entrar a la lista de espera. Su madre fue la única que podía donarle el órgano y no lo pensó ni un segundo.

"Yo tenía miedo, pero nunca me negué, nunca dije no, yo quería que mi hija viviera y estaba dispuesta a hacer lo que fuera por mi hija", dijo Guadalupe.

"Yo desperté y lo primero que escuché es que está muy bien, ya salió de la cirugía, todo está bien, su hija está muy bien, Perlita está muy bien y yo dije estoy viva, me están hablando. Le di gracias a Dios y me volví a dormir", recordó la madre de Perla. 

Ésta madre de familia forma parte de la estadística de personas dispuestas a donar, que aún no son la mayoría. Este 2015 el promedio de aceptación para donar órganos incrementó solo en un 10 por ciento en comparación al 2014, según informó la Secretaría de Salud Estatal.

"De un promedio del 50 por ciento de aceptación a la población, en el año 2015 obtuvimos un 60 por ciento", indicó María de los Ángeles Reyna, coordinadora del Programa de Trasplante de Órganos de la Secretaria de Salud.

"De alguna manera la población responde al llamado de cuando sucede un evento crítico y se le solicita si le gustaría o aceptaría donar los órganos de su familiar, acepta", dijo.

Madre dona órgano a su hija
El 40 por ciento de las familias en Nuevo León se niegan a donar órganos, el uno por ciento es porque obedece a la religión | ESPECIAL

No siempre sucede así, porque todavía existe un rechazo.

Del 100 por ciento de abordaje a una familia, aproximadamente el 40 por ciento se niega a donar órganos, de estos, el uno por ciento lo hace por la religión que profesa.

"De estas causas religiosas son prácticamente muchos de ellos, los testigos de Jehová", dijo la funcionaria.

Si todas las familias aceptaran donar, un cuerpo por muerte cerebral puede ayudar a siete personas, con dos riñones, dos pulmones, el hígado, el corazón y el páncreas.

Mañana, Perla hablará de los beneficios de la donación y como le cambió la vida.