LORENA LÓPEZ | MILENIO DIGITAL
4 de junio de 2015 / 09:12 a.m.

México, D.F.- La violencia y presión contra funcionarios de casilla y electorales en entidades como Oaxaca, Guerrero, Michoacán y Chiapas, principalmente, así como el intento de impedir el ejercicio del derecho a sufragar de los ciudadanos son causas de nulidad de los comicios, de acuerdo con la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral.

La elección de diputados federales se pude suprimir en un distrito cuando no se instale 20 por ciento de las casillas, si hay irregularidades (calificadas de graves y plenamente acreditadas) determinantes para el resultado del proceso o en las actas electorales.

La ley contempla la posibilidad de anular la votación recibida de una casilla cuando, sin causa justificada, el centro de votación se instale en un lugar distinto al señalado por la autoridad, el paquete electoral se entregue fuera de plazo, se realice el escrutinio y cómputo en un local diferente, se reciba la votación en fecha distinta a la jornada electoral o por parte de personas no facultadas.

¿Por cuáles razones se podrían anular las elecciones?
¿Por cuáles razones se podrían anular las elecciones?

Además, la votación será nula si se comprueba que hubo dolo o error en el cómputo de los votos que resulte determinante para el resultado; se permita a los ciudadanos votar sin credencial o sin aparecer en la lista nominal; se impida el acceso o expulse a los representantes de los partidos.

En tanto, la Constitución establece supuestos de nulidad de la elección por violaciones graves, dolosas y determinantes —cuando la diferencia entre el primero y segundo lugar sea menor a 5 por ciento de la votación obtenida—, al exceder el tope de gastos de campaña, comprar o adquirir tiempos en radio y televisión, utilizar o recibir recursos de procedencia ilícita o públicos en campaña.