13 de febrero de 2014 / 12:47 a.m.

Escobedo.- La pequeña Melany Rocío Ramos Martínez, de 10 años, presuntamente ha sido golpeada al menos, en dos ocasiones, por su abuelita materna Juana Rodríguez Gallegos.

Así lo denunció su abuela paterna, Mercedes Don Juan Herrera, quien ya no haya a qué autoridad recurrir, porque nadie le hace caso.

"Ya fui a Copavide, al Code de Escobedo y el licenciado Juan Peña no me quiso recibir el escrito que me hizo un abogado, fui al DIF de Morones Prieto y nada, no hayo a quién recurrir", dijo.

La madre de Melany, Jessica Rocío Maerínez Rodríguez, también tiene a Ángel Jesús, de 8 años, y está divorciada del padre de los niños, Ángel Ramos Don Juan.

Pero hay un problema: Ángel permanece en cama, cuadraplégico, porque el 11 de mayo de 2011, fue atacado a balazos por un grupo armado en la avenida Monterrey, colonia La Esperanza, en Escobedo.

Él era policía de ese municipio y protegió a una señora y su niña, mientras un compañero murió abatido a balazos; ambos custodiaban una casa por orden del Ministerio Público, donde había sucedido un incidente.

Antes en enero de ese año, su esposa ganó el divorcio que ella pidió y la patria potestad la obtuvo para con sus hijos.

El municipio ha dado el apoyo al elemento que habita en la colonia Hacienda del Topo, pero los planes de él se vinieron abajo: no habla, se mueve poco pero sí entiende.

Cada semana sus hijos lo visitan y eso alegra mucho a Ángel, quien quedó así por cumplir con su deber, pero también le duele que su hija sea maltratada y él no poder hacer algo.

Doña Mercedes denunció que Melany Rocío fue golpeado el 5 de febrero, la cacheteó su abuelita materna, la metió a bañar con agua fría y le dio de cintarazos en sus sentaderas.

"A la niña me la golpeó la señora Juana Rodríguez, la metió ab ñar con agua fría, todo porque le encontró en su celular el mensaje de un niño", explicó Mercedes.

Aún cuadripléjico, el policía apoya con la pensión a sus hijos, todo a través de la madre de él.

Todavía hay algo, el Infonavit les va a quitar la casa por medio del banco aunque los licenciados César Estrada y Lorenzo Zamarrón, le van a conseguir otra, según prometieron.

Para doña Mercedes, su hijo es todavía un policía, un elemento caído en cumplimiento de su deber.

"Aunque está así, quiero que sepa el general (Hermelindoi Lara, secretario de Seguridad Pública de Escobedo) que todavía tiene un policía caído en Escobedo, que quedó de esta manera por cuidar a dos personas", mencionó.

Sólo espera Mercedes Don Juan Herrera, que los niños, sobre todo Melany, ya no sufran el maltrato por parte de la familia de su progenitora.

IRAM OVIEDO