21 de mayo de 2014 / 12:43 p.m.

Santa Catarina.- En el estacionamiento de una plaza comercial, afuera de un bar en Santa Catarina, quedó muerto un individuo luego de que recibiera por lo menos tres disparos, durante la madrugada del miércoles.

No se precisó si la víctima acababa de salir del negocio, pues se presume que era un taxista cuyo vehículo quedó en el mismo estacionamiento.

Este incidente fue reportado momentos después de la 1:00 de la mañana en la plaza comercial ubicada en la avenida Manuel Ordóñez y la calle Segunda Avenida, en la colonia Luis Echeverría.

El ahora fallecido, quien no fue identificado durante la madrugada, tenía entre 30 y 35 años de edad, era de tez morena y complexión media. Vestía bermuda blanca, camiseta roja y traía sandalias.

El ataque fue perpetrado justo en el momento en el que clientes y empleados desalojaban el bar "La Leyenda", que se localiza atrás de una tienda de conveniencia y una gasolinera.

A la llegada de las autoridades no se localizaron testigos, pues las personas se retiraron luego de que se escucharan tres detonaciones de arma corta.

Empleados de la tienda y de la gasolinera manifestaron haber escuchado por lo menos tres disparos, y en ese momento todas las personas se echaron a correr.

"Pues yo lo que hice fue meterme a la tienda, porque fueron nada más tres disparos, pero todos se asustaron y no sabíamos lo que estaba pasando", expresó un trabajador.

Agentes de la Policía Ministerial asignados al grupo Santa Catarina y de Homicidios acudieron a realizar las investigaciones, luego de que elementos de auxilio de la Cruz Roja y de la Dirección de Protección Civil Municipal confirmaran el fallecimiento de la persona.

Los investigadores no localizaron testigos ni a nadie que pudiera precisar la identidad del occiso, quien al parecer había estado dentro del negocio de bebidas alcohólicas.

El cuerpo del infortunado quedó boca abajo en medio del estacionamiento, mientras que sus sandalias fueron encontradas a unos cuatro metros de distancia, afuera de uno de los locales.

Los agentes ministeriales revisaron el auto de alquiler y también un Ford Grand Marquis que estaba en el lugar, sin que se precisara la propiedad de dichas unidades.

Personas que habitan en ese sector de Santa Catarina expresaron que no se habían registrado incidentes violentos en el bar o fuera de él, además de que los encargados acostumbran respetar el horario.

Mientras tanto, se espera que familiares del hombre ultimado se presenten ante el Ministerio Público del hospital Universitario, con el fin de que lo identifiquen y reclamen legalmente.

De ese modo los agentes podrán interrogar a los familiares, con el propósito de conocer el modo de vida de la víctima, y establecer si tenía enemigos o problemas serios con alguien.

Agustín Martínez