6 de septiembre de 2014 / 05:58 p.m.

Monterrey.- Una llamada alertó de una amenaza de bomba en la Central de Autobuses, lo que desató la presencia de policías que registraron el inmueble sin aplicar los protocolos de seguridad que indican el desalojo del sitio.

Los hechos ocurrieron la mañana de este sábado cuando una llamada cerca de las 10:20 horas a las instalaciones del C5 alertó a las corporaciones, señalando que a las 10:30 horas estallaría un artefacto explosivo.

De inmediato, al sitio acudieron elementos de diversas corporaciones policiacas, como Fuerza Civil, Agencia Estatal de Investigaciones, así como el Escuadrón Anti Bombas, además de Protección Civil de Monterrey.

Durante varios minutos comenzaron a peinar el inmueble ante la sorpresa de los viajeros, tanto los que buscaban recoger a familiares, los que llegaban o pretendían salir de la ciudad. El temor se hizo más grande cuando al sitio ingresaron perros entrenados para la detección de estos artefactos, aunque no se informó a los ciudadanos ni trabajadores para no causar el pánico.

El protocolo de seguridad para este tipo de contingencias señala que ante una amenaza de bomba se debe desalojar el edificio por completo para proceder a las revisiones, y con ello no poner en riesgo a la población civil, pero no se realizó.

La inspección comenzó en el área de sanitarios y luego en el Guarda Equipaje, donde sacaron una maleta azul de donde vaciaron parte de su contenido. Durante varios minutos fueron cerradas algunas áreas mientras se inspeccionaban para volverlas a abrir. Incluso algunos camiones fueron revisados, aunque en ningún momento se evitó la llegada o salida de éstos.

Tras casi una hora de revisión y con la llegada de elementos del Ejército Mexicano, poco a poco los efectivos que realizaban los operativos desalojaron la Central al no encontrar ningún dispositivo.

 

FOTO: Jesús Rocha

ISRAEL SANTACRUZ