REDACCIÓN
4 de diciembre de 2015 / 08:32 a.m.

Monterrey.- Con el amparo que le concedieron las autoridades federales, Andrómeda Elisa resultó perjudicada, ya que retrasa la carpeta judicial que enfrenta por doble homicidio calificado y homicidio calificado en grado de tentativa.

De acuerdo a abogados involucrados en el caso que ocurrió el pasado 7 de septiembre, la resolución del juez primero de distrito en materia penal, sólo retrasa el procedimiento que se le sigue a la presunta homicida.

Los litigantes advirtieron que dicho amparo le afecta, porque la carpeta judicial vuelve a "ceros" y se tiene que desahogar todas las diligencias desde la imputación que se le hizo después de su detención.

Explicaron que se tienen que fijar fecha para las audiencias y empieza a contar de nuevo el tiempo de plazo para el cierre de investigación del hecho, en el que murieron las pequeñas Laisha y Keyla Elizabeth Capos Cordero, de 4 meses y 2 años, así como por las lesiones que le causó a su hijo Jesús Sait, de 6, quien después de un par de semanas se recuperó satisfactoriamente de las heridas.

Mientras todo eso ocurre, Andrómeda Elisa continúa recluida en el penal del Topo Chico, a donde ingresó horas después de haber sido detenida por los hechos que protagonizó en su domicilio ubicado en la colonia Rincón de Cumbres, en Monterrey.

Los abogados de la presunta homicida promovieron ese amparo, porque supuestamente no estaba consciente el día que la Procuraduría de Justicia le hizo la imputación.

Advirtieron que la mujer se encontraba bajo los efectos de pastillas sicotrópicas que ingirió y que presentaba problemas sicológicos.

Pero, los especialistas que la han analizado aseguran que Andrómeda Elisa está plenamente orientada en tiempo y espacio.