AGUSTÍN MARTÍNEZ
18 de julio de 2015 / 09:49 p.m.

Monterrey.- La tarde del sábado 19 de julio de 2014 la comunidad nicolaita se conmovió ante el asesinato de una enfermera jubilada, en la colonia Jardines de Anáhuac.

Lucila Reyes Villanueva, de 62 años, fue encontrada en su vivienda de la Calle 3. Presentaba severas lesiones en el cráneo, tras ser agredida con una sartén y con una pieza de fierro.

Fue su hija quien hizo el hallazgo en una de las habitaciones. La joven Julibeth Reyes Villanueva, entonces de 25 años, indicó a la Policía que tenía sospechas de su ex novio.

Dicha persona, identificada como Roberto Alejandro Santos Martínez, de 32 años, comenzaría a publicar su ilícito esa misma noche a través de su perfil de red social Facebook.

El sujeto, habitante de la colonia Residencial Chipinque, de San Pedro, e hijo de un reconocido médico, sería capturado horas después, durante la madrugada del domingo, en las afueras de un bar de la colonia Del Valle.

En su confesión, el sampetrino manifestó haber actuado en venganza, porque la joven Julibeth se negaba a continuar la relación de noviazgo.

Además, señaló que le tenía coraje a la señora, porque constantemente le negaba a su hija cuando le llamaba por teléfono.

Asesino de Facebook
Roberto Santos recibió el apodo de 'Asesino de Facebook' ya que fue en esa red social donde publicó su crimen | ESPECIAL

Ante la Policía relató que ingresó a la casa durante la madrugada y sorprendió a la enfermera mientras dormía.

En la tarde él mismo le llamó a la hija para informarle lo que había hecho. Luego se fue a divertir a diversos bares y a contar su “hazaña” a través del ciberespacio.

“El Asesino del Facebook” cobró fama en unas cuantas horas. Bajo el usuario “Ra Terra”, Santos Martínez subió algunos textos en los que se expresaba con total sangre fría.

“Asesiné a una mejor amiga; así es. La quería mucho; más que a mi propia mamá. ¿Se imaginan eso? ¿Ese amor? Fue tan doloroso hacerlo”.

“La agarré: Adiós amiga; ¡te veré en el infierno! Me dio unas últimas palabras para su hija… ¿Por qué lo hice? Porque yo cumplo órdenes. Y juro por mi vida que quien se atreva a detenerme, lo voy a asesinar”, expresó en su muro de Facebook.

El 19 de agosto de 2014 fue consignado a un juzgado de San Nicolás, para enfrentar el delito de homicidio calificado. En su momento el Ministerio Público descartó que el sujeto fuera enfermo mental.

Durante el proceso la defensa siempre alegó que Roberto Alejandro tenía padecimientos psiquiátricos y estaba bajo tratamiento.

El 6 de marzo de 2015, y por el delito de homicidio simple intencional, el juez dictó sentencia de 15 años de tratamiento, dentro de un juicio especial al considerar que el inculpado es esquizofrénico.

Fue recluido en el pabellón psiquiátrico del penal de Cadereyta, y las autoridades penitenciarias no informaron si continúa allí o en algún centro médico.

A un año de la tragedia, Julibeth, la ex novia de “El Asesino del Facebook”, se encuentra en Canadá, cursando una carrera en Lenguas Extranjeras.