13 de febrero de 2014 / 09:23 p.m.

Monterrey.- Hace unas semanas, una familia de la colonia Cumbres vivió una verdadera pesadilla, cuando dos sujetos armados irrumpieron en forma violenta en su residencia.

Tras someter a seis personas, los delincuentes se apoderaron de dinero en efectivo, joyería y aparatos, no sin antes abusar sexualmente de una mujer.

Parece que comienza a hacerse justicia en ese caso, pues las autoridades estatales anunciaron la detención de los supuestos responsables de ese incidente.

Se trata de Oscar Orlando Rebolloso Rodríguez, de 19 años de edad, y Juan Jahir Segovia Rodríguez, de 20. El primero habita en la colonia CROC, y Juan Jahir en Fomerrey 114.

El vocero del Gobierno estatal, Jorge Domene Zambrano, indicó que los inculpados confesaron su participación en dos robos violentos, cometidos en perjuicio de familias.

“Donde entraron a una casa, encañonaron a seis integrantes de una familia y los despojaron de sus pertenencias”, reveló el funcionario durante una conferencia de prensa.

Aunque no se precisó la fecha del ilícito, ni tampoco si actuaron con más cómplices, se estableció que Oscar y Juan amagaron con armas de fuego a sus víctimas.

“Después encerraron a la mujer y a los hombres en cuartos separados, para aprovechar y robar aparatos eléctricos, cinco celulares, joyas, ropa y más de 2 mil pesos”, relató Domene Zambrano.

Fueron elementos del grupo de Delitos Patrimoniales quienes llevaron a cabo la captura, luego de intensas investigaciones en las zonas poniente y norte de Monterrey.

“La detención de estas dos personas se realizó el pasado 6 de febrero en el sector Cumbres, cuando huían en un vehículo Cavalier rojo, luego de despojar de su celular a una pareja”, precisó.

Luego de ser interceptados, a los jóvenes les aseguraron, además del vehículo, tres armas de fuego cortas, siete pantallas, 29 celulares y una tableta electrónica.

Los números telefónicos 2020-4439 y 2020-4460 fueron proporcionados por el Gobierno estatal, para que los ciudadanos afectados por este par de sujetos se orienten y denuncien los hechos delictivos.

Agustín Martínez