22 de julio de 2014 / 11:04 p.m.

Monterrey.- Elba Nohemí Ramírez Pimentel, la mujer que el pasado fin de semana asesinó a cuchilladas a su madre por supuesta venganza al maltrato y las vejaciones que le hizo desde pequeña, fue arraigada.

La hija de la hoy occisa, de 42 años de edad, quedó retenida por 30 días y a disposición del agente del Ministerio Público que le integra la averiguación previa por considerarla presunta responsable del delito de homicidio calificado de su madre Josefina Pimentel Castro, de 68 años.

Durante ese tiempo, el fiscal que investiga el caso deberá reunir suficientes pruebas para demostrar que Ramírez Pimentel actuó con alevosía y ventaja sobre su madre, a quien atacó por la espalda con un cuchillo que había comprado desde hace varias semanas.

Esto, porque horas después de los hechos ocurridos el pasado sábado en el domicilio que compartían en la colonia Industrial, Elba Nohemí aparentó padecer de sus facultades mentales.

Pero, tras asesinar a su madre, primero responsabilizó del ataque a su hermano enfermo mental, a quien mantenían encerrado en un cuarto de la vivienda y luego aseguró que salió y que cuando regresó encontró a su mamá sin vida porque alguien había entrado al domicilio a agredirla.

Las contradicciones en las que cayó Elba Nohemí alertaron a los elementos del grupo de homicidios de la Agencia Estatal, quienes detectaron que traía su ropa con manchas de sangre.

Por lo anterior, de testigo afectada, Ramírez Pimentel pasó a ser la principal sospechosa del homicidio que alarmó a los vecinos del sectorl.

FOTO: Sandra González

TELEDIARIO DIGITAL