24 de febrero de 2014 / 10:52 p.m.

El delincuente detenido fue interrogado por los agentes ministeriales y delató al autor intelectual de los hechos, quien sería capturado posteriormente.

 

Monterrey.- Bajo arraigo y en espera de ser consignados se encuentran cuatro individuos que el pasado mes de enero privaron de la libertad a tres comerciantes en García, uno de los cuales murió en un hospital a causa de golpes.

Las autoridades revelaron que el móvil del crimen fue una venganza, pues el ahora occiso supuestamente sostenía una relación sentimental con la esposa de uno de los detenidos.

A disposición del Ministerio Público se encuentran Zózimo Casanova González, de 38 años; Alberto Javier Ramírez Díaz, de 19; Horacio Taía reyes, de 26 y José Guadalupe Contreras Martínez, de 30, capturados por elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones luego de que robaran una camioneta y perpetraran el asesinato.

"Con el análisis de videos que captaron el robo de una camioneta Venture que fue utilizada en el crimen, aunado a la denuncia del propietario, se pudo ubicar a uno de los participantes en la privación de la libertad y homicidio del comerciante", explicó el vocero del Gobierno del Estado, Jorge Domene Zambrano.

El funcionario agregó que el delincuente detenido fue interrogado por los agentes ministeriales y delató al autor intelectual de los hechos, quien sería capturado posteriormente.

"Revelaron la identidad de Casanova Gonzáles como autor intelectual del homicidio y él y sus cómplices fueron capturados después en los municipios de Escobedo y García", reveló Domene.

El grupo enfrenta una medida de retención de 30 días para ser investigado por la muerte de Miguel Ángel Maldonado Blanco, quien contaba con 28 años.

El joven y dos de sus compañeros regresaban de trabajar en un mercado rodante en García, a bordo de un camión de tres y media toneladas, cuando fueron interceptados por los agresores en la avenida Lincoln.

Los tres fueron llevados hasta un apartado lugar, en la zona industrial de García, donde recibieron brutales golpizas y luego los abandonaron.

Maldonado Blanco y sus trabajadores fueron llevados al Hospital Universitario, pero él perdió la vida a causa de los múltiples traumatismos que sufrió en la cabeza.

La camioneta Venture fue recuperada y se detuvo a uno de los participantes, quien confesó haber actuado por indicaciones de Casanova González.

Agustín Martínez