28 de enero de 2014 / 07:17 p.m.

Monterrey.- Armados con pistolas, dos sujetos sometieron y maniataron a un trabajador de una abastecedora de tortillerías en Guadalupe, apoderándose de un botín cercano a los 100 mil pesos y un automóvil del negocio

El caso fue descubierto cuando el dueño de la distribuidora llegó y encontró al empleado en la oficina, solicitando de inmediato la presencia de la Policía.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 8:30 horas de este martes en el negocio ubicado en la avenida Plutarco Elías Calles número 435, en la colonia Unión Modelo.

Agentes de la Policía Ministerial dialogaron con el afectado y, en coordinación con policías municipales, rastrearon la zona en busca de los responsables, pero no los ubicaron

Homero Vaquera, de 58 años de edad, acababa de llegar y se disponía a abrir el establecimiento, especializado en la venta de harina de maíz y materias primas para tortillerías.

De repente fue sometido por dos sujetos de entre 25 y 30 años de edad, uno de los cuales lo amenazó con una pistola y lo obligó a entrar  la oficina.

Allí le amarraron las manos y pies con cuerdas, para luego hurgar entre los cajones hasta que se apoderaron de dinero en efectivo, alrededor de 100 mil pesos.

En cuestión de minutos consumaron el asalto y salieron del local, huyendo finalmente en un automóvil Nissan Tsuru color blanco, propiedad de la misma empresa.

Francisco Javier Ojeda Méndez, de 50 años y propietario del negocio, encontró a su trabajador poco después de las 9:00 horas, al llegar a su oficina.

De inmediato solicitó la intervención de las autoridades, arribando elementos preventivos municipales y agentes de la Policía Ministerial.

Por su parte, personal de la Dirección de Servicios Periciales realizó la inspección correspondiente, en busca de evidencias que permitieran avanzar en la identificación de los delincuentes.

La autoridad supone que los responsables del robo violento estuvieron espiando los movimientos de los trabajadores desde hace unos días, pues sabían la hora en la que llegaban y comenzaban a laborar.

Una persona allegada al establecimiento señaló que esta es la tercera ocasión en un lapso de menos de dos años en que son víctimas de un robo con violencia.

Agustín Martínez