11 de junio de 2014 / 05:24 p.m.

Santa Catarina.- De un disparo, un joven hombre fue asesinado al interior de un negocio de compra y almacenamiento de plástico, ubicado en la Colonia Tepeyac en el municipio de Santa Catarina.

Aparentemente el crimen fue perpetrado a manos de un conocido de la víctima, identificado solo con el apodo de "El Chueco" quien después de cometer los hechos salió corriendo del establecimiento, gritando que había acabado con la vida de su amigo.

De inmediato vecinos del sector salieron alarmados y observaron el cuerpo ya sin vida del joven, identificado por sus familiares como Roberto Carlos Salinas Calderón de entre 17 a 19 años.

El homicidio movilizó a policías y agentes ministeriales hasta el local identificado con el número AOES18 de la calle San Martín de Porres y San Antonio en los márgenes con el Arroyo el Obispo.

El cuerpo del occiso fue encontrado sentado en una silla y sosteniendo una botella que contenía refresco.

La víctima llevaba puestas unas sandalias, y solo vestía un pantalón de mezclilla sin camiseta.

El impacto hirió al joven en el maxilar inferior con orificio de salida por la parte superior de la cabeza.

Junto al cuerpo de la víctima, se encontraba una pistola calibre .9 milímetros, la cual se encontraba sin cargador, por lo que las autoridades presumen que la última bala se encontraba alojada en la recámara del arma homicida.

Aunque las autoridades revelaron que el joven asesinado trabajaba en ese negocio, y le fue asignada un arma para encargarse de la seguridad del local, vecinos del sector aseguraron que los involucrados sólo solían reunirse en la zona.

 

Incluso los habitantes del sector revelaron que semanas atrás, desconocidos  balearon el establecimiento por lo que comenzó a vigilarse dicho negocio.

De inmediato agentes ministeriales del segundo grupo de homicidios, acudieron al lugar de los hechos y junto con policías municipales de Santa Catarina, rastrearon la zona en busca del homicida, quien corrió hacia los márgenes del Arroyo el Obispo.

Sin embargo, será hasta que se dé con la ubicación del agresor, cuando tras interrogarse se determine si el crimen fue accidental o intencional.

 

FOTO: Archivo

CON INFORMACIÓN DE YADITH VALDEZ