25 de febrero de 2014 / 02:55 a.m.

La persona fallecida de 35 años de edad, apodado "El Viernes" se encontraba desempleado y se dedicaba a lavar coches.

Monterrey.-  Un hombre fue asesinado en calles de la Colonia Valle de Infonavit al poniente de Monterrey, cuando desconocidos lo persiguieron y accionaron un arma corta en al menos tres ocasiones, dándole un balazo en la cabeza.

La persona fallecida fue identificada como Néstor Edgar Flores Martínez, de 35 años de edad, alias "El Viernes" quien se encontraba desempleado y se dedicaba a lavar coches.

Fue alrededor de las 19:45 horas de este lunes, cuando el hombre corrió por varias calles y fue en la de Primera Privada, entre Primero De Mayo y Solidaridad cuando los agresores lo hirieron.

Inmediatamente vecinos del lugar llamaron a los cuerpos de socorro, por lo que acudieron paramédicos de la Cruz Verde y Roja, pero al llegar se percataron de que el hoy occiso ya no presentaba signos vitales.

Más tarde arribaron los elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones, así como policías de Fuerza Civil.

La zona fue acordonada por los agentes investigadores quienes encontraron en el lugar tres casquillos percutidos calibre nueve milímetros.

Al momento de su muerte Flores Martínez, vestía  suéter morado,  short beige  y sandalias.

El cuerpo del hombre quedó tendido frente a una tienda de abarrotes, mientras vecinos del sector veían con asombro el hecho.

A decir de algunos de sus familiares el hoy occiso detenía su domicilio en la calle Tercera Privada, muy cerca de donde fue asesinado.

Agregaron que  el hombre  no tenía problemas con nadie, era una persona tranquila y no tenía hijos.

Alrededor de las 20:40 horas arribo la Unidad del Servicio Médico Forense, para trasladar el cuerpo al Anfiteatro del Hospital Universitario, donde se le realizaría la Autopsia que marca la Ley.

Los hechos se dieron en la misma calle donde se encuentra la vivienda del aficionado rayado, Ricardo Calderas, quien presuntamente agredió a Cruz Alvizo Domínguez, seguidor de Los Tigres, tras el Clásico 102

Marilú Oviedo