MULTIMEDIOS DIGITAL
26 de septiembre de 2016 / 11:02 p.m.

SANTIAGO.- Con rifles de asalto, un comando armado irrumpió en una quinta en la zona de la presa La Boca y ejecutó a tres de cinco trabajadores que se encontraban descansando en una de las recámaras de la propiedad, que fue adquirida por un empresario en tres millones de pesos.

El ataque ocurrió alrededor de las 7:30 de la tarde del lunes en la propiedad ubicada en la calle Palo Blanco y Paseo de las Villas, en la colonia Campestre Villas de La Boca.

Alrededor de esa hora, habitantes de otras propiedades reportaron a los teléfonos de emergencia detonaciones en el interior de esa propiedad de 70 metros de frente por 150 metros de fondo.

Lo anterior provocó que al lugar acudieran varias unidades de Fuerza Civil y agentes ministeriales, quienes portando armas de alto poder y tras copar las salidas de ese sector, ingresaron a la propiedad.

Durante las investigaciones, los detectives y uniformados, localizaron en una de las recámaras de la casa, los cuerpos sin vida de tres hombres, los cuales presentaban disparos en la cabeza.

Por las evidencias localizadas en el lugar, se presume que las víctimas ya se encontraban dormidos cuando el comando armado ingresó a la propiedad a bordo de dos camionetas.

Uno de los hombres fue encontrado boca abajo sobre una colchoneta y con un orificio de bala en la parte posterior de la cabeza, no traía camisa y solo usaba un short en color negro.

El segundo de ellos, estaba a un metro de la colchoneta, en el piso, boca abajo con playera en color negro y con bóxer, mientras que la tercera víctima estaba a dos metros, en la misma recámara con con heridas de arma de fuego.

Trascendió que durante los hechos dos hombres más que estaban en la finca lograron huir al darse cuenta de la incursión del comando y escuchar las detonaciones de arma de fuego, ambos ya se encuentran resguardados por la policía ministerial del Estado.

En la recámara, los agentes ministeriales y el personal de servicios periciales, localizaron casquillos de bala para rifle de asalto AK-47 y de R-15.

Asimismo había ropa diversa, una ventilador y residuos de comida en el piso, mientras que en la cochera de la casa fueron asegurada una camioneta Pick up Ram con placas de Nuevo León y un automóvil.

Los detectives ministeriales rastrearon varias brechas sobre la carretera Los Cavazos -Cadereyta en busca de los delincuentes, asimismo fueron desplegadas varias unidades hacía otras rancherías cercanas.

Sin embargo, los delincuentes y asesinos lograron darse a la fuga, sin que hasta el momento haya sido ubicados.

En la escena de la triple ejecución, trascendió que la propiedad fue adquirida por un empresario (del cual no se dio a conocer la identidad) en tres millones de pesos y el cual la tarde del lunes acudió a la finca a platicar con sus trabajadores.

Según la declaración de los sobrevivientes, el dueño de la quinta les indicó que había sido amenazado por un grupo del crimen organizado y posteriormente se retiró del lugar.