21 de noviembre de 2014 / 04:45 a.m.

Monterrey.- El hijo de la mujer que murió por golpes el pasado domingo, y quien era esposa de un ex procurador de Tamaulipas, permanece libre y sin custodia en una clínica psiquiátrica, donde fue internado por sus familiares.

Un vocero de la Procuraduría de Justicia indicó que, a cinco días de la muerte de Mirthala Sordia Tamez, no se ha establecido la forma en que ocurrieron los hechos.

Su hijo, Alejandro Jael Castillo Sordia, de 30 años, no ha rendido declaración formal ante el Ministerio Público, pese a ser sospechoso, pues no se encuentra en condiciones mentales aptas.

La fuente agregó que el caso se sigue investigando, pues hay aspectos que aún no cuadran, además de que Castillo Sordia cayó en diversas contradicciones al dar la versión inicial.

Los estudios forenses revelaron que Sordia Tamez murió a causa de una contusión de cráneo, además de que presentaba golpes en diversas partes de su cuerpo.

Tras el fallecimiento de la señora, los familiares determinaron internar a Alejandro en un hospital de Psiquiatría, pues desde hace algunos años padece un trastorno bipolar.

En ese sentido las autoridades de Nuevo León se encuentran ante un misterioso caso, pues tampoco se ha establecido el sitio donde la señora fue agredida.

Mirthala Sordia murió la noche del pasado domingo 16 de noviembre en el hospital San José, de Monterrey, ocho horas después de que ingresara grave.

Su hijo la había llevado en su propia camioneta, después de que supuestamente acudieran a diversos negocios ubicados en la Carretera Nacional.

En sus versiones ante los médicos y la Policía el muchacho aseguró que su madre había sido víctima de un asalto.

Sin embargo, no precisó el lugar de los hechos, además de que él tenía manchas de sangre en la ropa y en la cara.

Mirthala siempre estuvo inconsciente, por lo que fue imposible para las autoridades obtener su declaración.

Trascendió que en el trayecto al hospital, cerca de El Uro, el joven chocó la camioneta contra otro vehículo, cuyo conductor lo persiguió por varios kilómetros.

Tras ser alcanzado, Alejandro le dijo al afectado que llevaba delicada a su mamá, pues acababa de sufrir un accidente vial.

Las versiones diferentes causaron extrañeza entre los investigadores, quienes no han logrado avances para esclarecer este caso.

Mirthala era esposa del abogado Jorge Max Castillo Treviño, actualmente notario público en Matamoros, Tamaulipas, y quien fuera procurador de Justicia en la vecina entidad durante el mandato de Tomás Yarrington Ruvalcaba.

 

FOTO: Archivo

AGUSTÍN MARTÍNEZ