1 de febrero de 2014 / 03:48 a.m.

Monterrey.- Un hombre fue ejecutado y otro más resultó herido cuando un hombre armado les disparó en pleno centro de Monterrey en el cruce de la calle Jiménez y la avenida Colón, a una cuadra de la Estación Cuauhtémoc del Metro.

Los hechos se registraron al filo de las 21:15 horas cuando un hombre armado persiguió a la víctima por la avenida Colón y lo ultimó a balazos a un lado de una tienda de conveniencia, sin importar que a esas horas el lugar se encontraba lleno de transeúntes.

A consecuencia de la agresión otro hombre fue herido de bala y de acuerdo a versiones oficiales es ajeno a los hechos debido a que éste iba caminando por el lugar cuando fue alcanzado por las balas.

El hombre presentaba un impacto de bala en la cabeza y en otras partes de su cuerpo.

Al lugar arribaron elementos de la policía regiomontana mismos que montaron un fuerte operativo en las en el sector sin que hasta el momentos se tenga resultados del operativo.

El lesionado fue atendido por elementos de la Cruz Roja, quienes lo trasladaron al Hospital Universitario donde su estado de salud se reporta como reservado.

Tanto del occiso así como del lesionado no se obtuvieron datos acerca de la identidad, aunque versiones de personas que trabajan en los negocios aledaños afirmaron que bien se puede tratar de un empleado de uno de los bares que abundan en las inmediaciones del Mercado del Norte.

Los negocios que se encuentran en las cercanías donde yacía el cadáver del hombre, cerraron inmediatamente sus cortinas por el temor de que fueran baleados por los agresores.

Algunos testigos mencionaron que el hombre bajó de un vehículo de alquiler y luego de discutir con la víctima lo persiguió y accionó su revólver 38 en varias ocasiones, logrando hacer blanco en el cuerpo del hombre, quien cayó sobre la banqueta en medio de un charco de sangre.

Elementos de la Agencia Estatal de investigaciones arribaron al lugar  y precedieron a interrogar a los testigos de los hechos, mismos que se encontraban atrincherados dentro de los negocios.

Personal del Ejército Mexicano se hizo presente en el sitio para apoyar y vigilar las labores de los cuerpos de seguridad.

Elementos de servicios periciales levantaron las evidencias del homicidio mismas que quedaron esparcidas en un radio de 10 metros distancia recorrida por el agresor antes de que diera blanco en la víctima.

Una vez de que el Agente del Ministerio Público dio fe de los hechos, personal del servicio médico forense traslado el cuerpo del occiso al anfiteatro del Hospital Universitario.

 LORENZO ENCINAS