10 de diciembre de 2014 / 04:32 a.m.

Monterrey.- El juez de Cedereyta dictó auto de formal prisión en contra del policía que el pasado fin de semana asesinó de dos balazos al aficionado Tigre, a quien trató de detener, cuando estaba a punto de llegar a su domicilio en la colonia Alfredo B. Bonfil.

Armando Moreno Olmedo fue notificado este martes de la situación legal que debe enfrentar por haber sido considerado presunto responsable del homicidio calificado de Jesús Mario Mireles Rojas, de 25 años de edad, quien murió la madrugada del pasado sábado al recibir dos balazos en la espalda, de arma larga.

Tras ser notificado de la resolución, el servidor público municipal fue trasladado de las celdas de la policía en la que tenía apenas un mes de laborar, al Cereso de Apodaca.

Pero, antes de conocer la situación jurídica que debe enfrentar, Armando Moreno trató de defenderse y justificar la muerte violenta del jovencito al rendir su declaración preparatoria.

En esa diligencia, Moreno Olmedo aseguró que el joven amenazó con atacarlo con un arma que resultó ser de juguete.

Explicó que el día de los hechos estaba realizando un recorrido de rutina con su compañero Gerardo Reyes Torres, cuando se percataron que el conductor de una camioneta tipo Pick-up blanca dio una vuelta prohibida.

Dijo que encendieron las luces de la unidad, lo siguieron y le marcaron el alto, pero hizo caso omiso y aceleró la marcha.

Moreno Olmedo, quien apenas tenía un mes en la corporación, precisó que el jovencito se dirigió a una plaza, descendió de la camioneta y lo amenazó con un arma, por lo que accionó en una ocasión el fusil de alto poder que tenía asignado su compañero.

Comentó que el jovencito corrió entre la plaza, pasó una cancha de basquet , por lo que realizó un segundo disparo y finalmente cayó cerca de la pistola con la que supuestamente lo había amenazado.

Aunque, el policía aseguró haber realizado solo dos detonaciones, peritos de la Procuraduría de Justicia confirmaron que accionó el arma en cuatro ocasiones y dos de los disparos acabaron con la vida del jovencito.

 

FOTO: Especial

REDACCIÓN