24 de marzo de 2014 / 03:34 p.m.

Apodaca.- Cuando se dirigía a su trabajo a bordo de su automóvil, Lorena González se cuidaba del pavimento resbaladizo o de algún conductor acelerado.

Nunca imaginó que de pronto se le atravesaría una vaquilla en plena autopista. No pudo evitar el impacto y dejó al animal malherido a un lado de los carriles.

Ella logró salir sin lesiones, aunque corrió serio riesgo y su automóvil quedó dañado severamente de la parte frontal. La res, aunque sobrevivió al accidente, tendría que ser sacrificada.

Este se registró poco después de las 8:00 horas del lunes sobre la autopista al Aeropuerto, justo en el acceso al fraccionamiento Almería, en Apodaca.

El sitio del accidente se ubica frente a las instalaciones del Centro de Innovación, Investigación y Desarrollo en Ingeniería y Tecnología.

En la zona se localiza un extenso terreno cubierto de pastizal, donde se pudo observar que había algunos caballos y una vaca.

El inmueble está cercado con alambre de púas, y en uno de los extremos estaba desprendido la pieza, por lo que se presume que por allí salió el animal.

La joven Lorena González, quien radica en Apodaca, se dirigía a su centro de labores en aquella zona industrial.

Se desplazaba en su automóvil tipo Volkswagen Jetta color gris, con placas de Nuevo León.

Mientras se dejaba sentir una ligera brisa o llovizna, la profesionista conducía con precaución, pues el pavimento estaba resbaladizo.

Comentó que de pronto vio a la res caminando lentamente sobre la cinta asfáltica. Pese a que frenó, el auto derrapó y terminó por atropellarla.

Mientras la becerra quedó en el suelo con dos patas fracturadas, el coche quedó con el frente dañado. La conductora se llevó un fuerte susto, aunque quedó ilesa.

Al lugar llegó un oficial de la Dirección de Tránsito de Apodaca, quien tomó conocimiento del caso y solicitó el apoyo del personal de Protección Civil.

Al tratarse de un animal doméstico, los elementos de esta institución le dieron aviso a la comandancia de la Policía Rural, para que recogieran la res y la llevaran a uno de los corrales.

Trascendió que más tarde y debido a las lesiones en sus patas, la vaquilla sería sacrificada.

Las autoridades revisaron el terreno de donde salió el animal, estableciendo que pertenece a “Enseñanza e Investigación Superior A.C.”.

Al llamar al número telefónico de esa asociación, a los elementos de Protección Civil les indicaron que ellos no criaban ganado en el inmueble, y que desconocían como habían llegado ahí los caballoz y las vacas.

Agustín Martínez