27 de mayo de 2014 / 03:54 p.m.

Monterrey.- Mientras escoltas para empresarios se disparan un 25 por ciento, escoltas de gobierno se reducen un 30 por ciento tras reformas a la ley.

Después de la ola de violencia que se registró años atrás en el estado, el gobierno se obligó a blindar a funcionarios y ex funcionarios, por lo que la asignación de escoltas se multiplicó en el Gobierno estatal y los municipios.

Ante el descontrol, se eliminó este beneficio a padres y nietos de funcionarios, y en cuanto a los alcaldes interinos sólo reciben protección por un período similar al que fungieron como presidentes municipales.

Cifras en poder de Telediario apuntan a que, actualmente, la administración estatal tiene a 200 escoltas asignados y en base a la Ley de Seguridad Pública, se sabe que estos resguardan al:

- Gobernador del estado

- Secretario General de Gobierno

- Procurador de Justicia

- Presidente del Tribunal Superior de Justicia

- Sub procurador del Ministerio Público

- Director General de Averiguaciones Previas

- Director General de la Agencia Estatal de Investigaciones

- Secretario de Seguridad Pública

- Alcaldes

Además de cualquier persona que labore en asuntos de seguridad e impartición de justicia.

ARRIESGAN SU VIDA 

Estos personajes, que cuidan su privacidad al máximo, resaltan por su físico, pero están entrenados para pasar desapercibidos.

Como nunca, en estos últimos años han estado bajo fuego. En junio del 2011, dos de ellos fueron asesinados por la delincuencia organizada y sus cuerpos aparecieron en el municipio de Guadalupe.

Los escoltas de alcaldes tampoco estuvieron exentos, ya que hubo quienes se enfrentaron a diversos ataques, por las personas a que resguardaban

Las historias que tienen por contar son tan amplias como su experiencia. Pero romper su cerco de seguridad personal es prácticamente imposible: nadie habla ante cámaras.

Cada 6 meses son evaluados y sometidos a pruebas de confianza.

FOTO: Archivo

LUIS GARCÍA