MAYTE VILLASANA
26 de noviembre de 2016 / 06:25 p.m.

SANTA CATARINA.- Una fiesta de baby shower terminó en tragedia cuando un grupo de hombres armados atacó el domicilio en donde se celebraba, mismo que dejó un saldo de dos heridos y tres muertos, entre ellos dos niños de 4 y 8 años de edad.

El hecho violento se registró la tarde de este sábado cuando los tripulantes de dos camionetas detuvieron su marcha frente a la vivienda marcada con el número 2206 sobre la calle Marte y Mercurio, en la colonia Puerta del Sol, en Santa Catarina.

Una vez localizado su objetivo, los hombres accionaron sus armas e hirieron a las cinco personas; dos niños, tres mujeres y un hombre, luego huyeron con rumbo desconocido, sin que fueran ubicados por las autoridades.

Los vecinos aseguraron que el grupo de pistoleros estaría integrado por siete hombres, mismo que accionó las armas de fuego en al menos 10 ocasiones.

De acuerdo a una fuente policiaca, los agresores usaban vestimenta tipo militar y viajaban a bordo de dos camionetas, una tipo Cherokee y otra X-Trail, ambas de color negro, mismas en la que se dieron a la fuga.

Los dos menores y los tres adultos fueron trasladados por sus familiares en vehículos particulares a diferentes puntos para su atención médica, pero horas más tarde los niños y uno hombre fallecieron.

América, de 8 años, Fernando, de 4 y Juan Chaires Ramírez, de 40, murieron tras ingresar a la clínica 64 del Seguro Social ubicada sobre la avenida Ordoñez, en la colonia Cumbres De Santa Catarina, a menos de un kilómetro de donde ocurrió el ataque.

Al exterior del hospital se encontraban algunos familiares, quienes entraron en crisis de histeria al recibir la noticia de la muerte y horas más tarde una unidad del Servicio Médico Forense arribó al lugar para trasladar uno de los cuerpos al Anfiteatro del Hospital Universitario.

Las heridas fueron identificadas como Cecilia Segovia, de 33 años; Juana Moreno Chaires, de 32 y Adela Moreno Chaires, de 36, quienes se encuentran graves, pero estables en hospitales de la localidad.

La presencia de policías municipales y de elementos de Servicios Periciales se extendió hasta la noche del sábado al exterior de la vivienda donde fueron localizados diversos casquillos de armas largas y cortas.

Además sobre las principales avenidas de Santa Catarina y Monterrey se implementó un fuerte dispositivo de agentes ministeriales, sin embargo los agresores no fueron localizados.

Hasta el momento las autoridades desconocen el móvil del ataque en la reunión en la que se concentraban niños, mujeres y hombres, misma que pasó de un momento alegre a convertirse en un escenario de terror.