25 de junio de 2014 / 12:07 p.m.

El Carmen.- Un hombre y su esposa fueron asesinados a balazos, mientras que una mujer de la tercera edad así como su nieto resultaron lesionados, al ser emboscados cuando viajaban en su camioneta por varios sujetos armados, en El Carmen, Nuevo León.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 19:30 horas en una brecha del ejido Emiliano Zapata, en las faldas del Cerro del Fraile, a un kilómetro aproximadamente del cruce de las calles Artículo primero y 20 de noviembre, por la colonia Alianza Real, en el citado municipio.

Una mujer interceptó a elementos de la Policía de Escobedo que andaban patrullando la zona, ya que ofrecen apoyo a los de El Carmen, que cuenta con pocos o casi ningún elemento.

La dama les dijo que habían atacado a balazos a una familia, por lo cual los condujo por las brechas del mencionado ejido.

De inmediato los preventivos solicitaron el auxilio, arribando elementos de Protección Civil de El Carmen, quienes auxiliaron a una mujer de avanzada edad y a su pequeño nieto, de quien no se especificó la edad, trasladándolos al hospital Universitario.

Mientras tanto, paramédicos de la Cruz Roja Metropolitana se percataron que al interior de una camioneta Chevrolet en color rojo, en cuya caja llevaban decenas de bolsas negras, había el cadáver de dos personas.

El hombre fue identificado como Lineo Tello González de 53 años de edad quien fallece con su esposa María Salucina Míreles Martínez de 48 años de edad fue identificado por un familiar quien asistió al lugar del doble crimen.

La mujer que fue herida, fue identificada como María Ciberiana Mireles Olvera de 72 años de edad presenta el disparo en la rodilla.

El menor que salió herido, fue identificado como Jesús Adrian Tello Míreles de 2 años, quien es hijo de los padres fallecidos, el menor  se encuentra hospitalizado.

Hasta ese sitio arribaron elementos de la Fuerza Civil de Nuevo León, Ejército Mexicano y de la Agencia Estatal de Investigaciones, quienes acordonaron el área.

Las autoridades encontraron más de 20 casquillos de una metralleta AK-47.

Aunque no se ha establecido el móvil del homicidio, presuntamente podría tratarse de una venganza por un problema de terrenos, aunque será la autoridad la que determine dicha situación, ya que se entrevistaron con familiares de las víctimas.

Los agentes investigadores ya cuentan con algunas pistas sobre el autor intelectual del crimen, quien habría contratado a los presuntos responsables para hacerle daño al jefe de la familia.

Ambos cuerpos fueron llevados al anfiteatro del hospital Universitario.

Foto: Iram Oviedo

IRAM OVIEDO