MULTIMEDIOS DIGITAL | AGUSTÍN MARTÍNEZ
8 de marzo de 2017 / 02:59 p.m.

SANTA CATARINA.- Después de hacerse pasar por cliente y pedir una cotización, un desconocido dejó grave al encargado de un taller mecánico, al dispararle en la cabeza la tarde del miércoles en Santa Catarina.

El incidente provocó una fuerte movilización de agentes ministeriales, quienes sospechan que se trató de un ataque directo motivado por una posible venganza.

Los hechos fueron reportados momentos después del mediodía en el número 211 de la calle Lomas del Poniente, a la altura de la calle Puerto Balandra, en la colonia Lomas del Poniente.

Como Julio César Rayas Maldonado, de 36 años de edad, fue identificado el trabajador lesionado, quien tiene su domicilio por la calle Puerto Juárez en el mismo asentamiento.

Rayas Maldonado recibió un disparo a la altura de la región parietal derecha, con orificio de salida en el lado opuesto.

Fue uno de los empleados del taller mecánico quien pidió el auxilio, arribando en pocos minutos varios elementos del grupo “Jaguares” de Protección Civil Municipal.

A bordo de una ambulancia ellos trasladaron en condiciones graves al paciente rumbo al hospital Universitario. Trascendió que en el trayecto el joven cayó en paro y los socorristas lograron reanimarlo.

Según el dicho del testigo, el agresor es un hombre joven, de unos 30 años de edad, de complexión media y tez morena aperlada. Vestía sudadera color verde. Traía gorra roja y lentes de sol.

Los reportes señalan que el delincuente ingresó al local aparentando ser un cliente, pues preguntó por la cotización de unas reparaciones a un vehículo.

Al estar frente a Julio César, quien es el encargado del negocio, el sujeto sacó una pistola y disparó varias veces, aunque sólo uno de los proyectiles hizo blanco.
Tras cometer el ilícito el agresor salió en forma apresurada y corrió hacia el sur por la calle Lomas del Poniente, al parecer hacia la zona de la colonia López Mateos.

Frente al lugar de los hechos se localiza la escuela secundaria “Cecilio González”, cuyos alumnos tomaban sus clases como de costumbre, y algunos de ellos escucharon las detonaciones.

Aunque no se suspendieron las clases, varios padres de familia acudieron por sus hijos a la escuela antes de la salida, al correrse la voz sobre el ataque a balazos.

Los elementos de la Policía Municipal realizaron diversos recorridos por los alrededores, en las zonas de la López Mateos y San Gilberto, sin que se llevaran a cabo detenciones.

Hasta la noche del miércoles el joven baleado era reportado en condiciones graves en el hospital Universitario, mientras la Agencia Estatal de Investigaciones trata de identificar y detener al responsable del ataque.