FRANCISCO ZÚÑIGA
28 de abril de 2016 / 09:05 a.m.

Monterrey.- No hay peor dolor que tener un hijo perdido, dice Teresa Hernández Tovar.

Lo sabe, porque desde hace una semana su hijo Joel Ramírez Hernández, de 39 años, está perdido.

No es la primera vez que desaparece, pues Joel padece esquizofrenia y otras veces ha perdido el sentido de orientación, pero siempre había regresado a los tres días.

El miércoles 20 de abril, cuando ella llegó de trabajar, vio a Joel salir de su casa, en Plomo 1524 de la colonia Pedregal del Topo Chico, en Escobedo. Iba vestido con camisa y pantalón negro.

Al salir le dedicó una de sus clásicas sonrisas desdentadas, pues hace tiempo perdió cinco dientes frontales, dos superiores y tres inferiores.

Estuvo con un amigo, fueron a casa de otro apodado "El Tigre", quien dice que de ahí salió y lo vieron bajar al cauce del río Pesquería, que ese día llevaba bastante agua.

Buscan a Joel, desapareció en el río Pesquería y padece esquizofrenia
La familia habita en la colonia Pedregal del Topo Chico | ESPECIAL

Joel mide 1.70 metros de estatura, lleva varios tatuajes, entre ellos una mujer plasmada en la espalda, y otros en los brazos. En la parte superior del brazo derecho, casi en el hombro, trae una larga cicatriz.

Teresa ya fue a la Policía Ministerial, pero le dicen que debe esperar, por lo que teme que sólo lo estén buscando por encimita.

El rostro de Teresa ha cambiado en una semana. Ahora muestra la tristeza en su mirada y lo único que le hará cambiar el semblante a esta mujer de 58 años es la aparición de su hijo, por lo que cualquier informe se agradecerá en los teléfonos (044) 811 208 52 80 y (044) 812 435 20 68.