AGUSTÍN MARTÍNEZ
10 de marzo de 2017 / 07:40 p.m.

MONTERREY.- Al tiempo que la Agencia Estatal de Investigaciones trata de identificar al agresor y esclarecer los hechos, el empresario que fue baleado la noche del jueves en San Pedro es reportado delicado, pero estable, en un hospital particular de Monterrey.

Las autoridades buscan, como responsable del ataque, a un hombre joven, de entre 20 y 25 años de edad, quien huyó en un automóvil compacto, en el que lo esperaba por lo menos un cómplice.

Por la forma en la que operó el delincuente, los agentes ministeriales suponen que se trató de un atentado directo, descartando así la hipótesis de un asalto.

Una fuente policiaca aseveró que podría tratarse de una venganza o un ajuste de cuentas, para lo cual los investigadores han entrevistado a algunos familiares y conocidos del afectado.

Leonel Artemio Bazán García, de 38 años, presenta cuatro heridas de proyectil de arma de fuego, y sus condiciones de salud son delicadas.

Presenta un impacto en el pectoral derecho, otro en el izquierdo y dos más en ambos brazos. El calibre del proyectil utilizado no fue dado a conocer.

Bazán García, originario de Tamaulipas, al parecer no cuenta con antecedentes penales, por lo menos en la zona noreste, según reportes extraoficiales.

El joven fue atacado alrededor de las 19:00 horas del jueves, cuando se encontraba en su camioneta tipo Chevrolet Tahoe modelo 2016, con placas de circulación de Morelos.

Los hechos ocurrieron afuera del Club Social Ejecutivo, en la calle Río Rosas, entre Río Danubio y Calzada del Valle, en la colonia Del Valle del municipio de San Pedro.

Después de accionar un arma corta, el agresor, descrito como de menos de 25 años y de talla baja, corrió con rumbo a Calzada del Valle, donde escapó en un Toyota Yaris rojo.

Por su parte, el afectado salió en reversa a bordo de la camioneta, con la intención de buscar auxilio, y en la maniobra chocó contra un automóvil Nissan Versa que circulaba por Río Rosas.

Las autoridades desconocen cómo, con cuatro balazos en el cuerpo y en plena hora de tráfico, el tamaulipeco circuló hasta la colonia Obispado, en Monterrey, donde fue atendido en un hospital privado.