14 de enero de 2014 / 10:59 p.m.

Monterrey.- La Agencia Estatal de Investigaciones capturó a dos hombres que a finales de noviembre privaron de la libertad a un ganadero y le dieron muerte en su propio rancho del municipio de Hualauises.

Hasta el momento siguen prófugos otros tres cómplices, entre ellos el padre de uno de los detenidos, quien asesinó al afectado al ser reconocido, pues trabajó en el rancho ganadero.

Los inculpados son Ángel Rolando de la Rosa Salazar, de 18 años, y Jesús Paz López, de 41. Ellos habitan, respectivamente, en la colonia Fidel Velázquez y Centro, en Linares, Nuevo León.

"Acudieron hasta el rancho de la víctima, donde lo amagaron con un arma corta para despojarlo de su cartera con 3 mil pesos, además de cuatro carabinas, pero el ahora prófugo decidió privarlo de vida con el arma que tenía en su cargo", informó Jorge Domene Zambrano, vocero estatal.

Los dos sujetos deberán responder por el crimen del ganadero Juan José Platas Hernández, de 79 años y cuyo cuerpo fue encontrado enterrado en su propiedad el pasado 10 de enero, luego de que lo secuestraran el 20 de noviembre.

Además de apoderarse de los 3 mil pesos, cuatro carabinas y una camioneta del ahora occiso, los criminales obtuvieron 250 mil pesos de la familia de la víctima, luego de que lo asesinaran con un arma de fuego.

"Fingiendo que el ganadero estaba vivo, el 22 de noviembre, desde un gimnasio en la colonia Provileón, en el municipio de Linares, se comunicaron por teléfono con los familiares de la víctima para exigir el pago de un millón de pesos", relató Domene.

La Policía Ministerial continúa con las indagatorias para tratar de dar con los cómplices, quienes podrían ya no ocultarse en Linares o Hualahuises.

"Es importante mencionar que todavía hay al menos tres personas prófugas por el crimen del ganadero. Posteriormente, en las investigaciones se logró la captura de dos personas más relacionadas con otros hechos delictivos", concluyó el funcionario.

Los detenidos se encuentran bajo arraigo de 30 días y se espera que en ese término el agente del Ministerio Público esté en condiciones de consignarlos ante un juzgado.

Agustín Martínez