AGUSTÍN MARTÍNEZ
6 de mayo de 2017 / 05:30 p.m.

CADEREYTA.- Elementos de Fuerza Civil del Estado capturaron a tres presuntos miembros del crimen organizado, presuntamente involucrados con el narcotráfico y el robo de hidrocarburo en el municipio de Cadereyta.

Durante el operativo a los sospechosos les encontraron en un auto deportivo un fusil "cuerno de chivo" abastecido, un kilo de mariguana y varios gramos de la droga denominada "cristal".

Trascendió que uno de los remitidos es hijo de un líder delincuencial y ya había sido detenido el año pasado junto con cinco expolicías municipales, pero se desconoce cómo recuperó su libertad.

Una fuente allegada a las pesquisas refirió que en sus declaraciones, los acusados manifestaron trabajar para un sujeto de nombre José Mauro Flores Garza, alias el “Win”, capturado también el año pasado en Cadereyta.

Los reportes identificaron a los detenidos este fin de semana como Mauro Flores Garza, hijo de la persona apodada “El Win”; Roberto Martínez Peña y José Luis Cisneros.

Aunque no se precisó el lugar exacto ni la hora del arresto, se dijo que los tres sospechosos se desplazaban en un vehículo Ford Mustang de color rojo.

Durante la inspección correspondiente, los oficiales de la Fuerza Civil encontraron dentro del carro un fusil AK-47 con cargador abastecido, tres bolsas con aproximadamente un kilo de mariguana en greña y una bolsa pequeña con casi 100 gramos de “cristal”.

Al ser cuestionados por los oficiales, los tres individuos confesaron formar parte de una célula del crimen organizado, con operaciones en el tráfico de drogas al menudeo y la protección a “ordeñadores” de ductos de Pemex.

Las personas fueron turnadas al Centro de Operaciones Estratégicas de la Procuraduría de Justicia, donde un fiscal determinará en las próximas horas los cargos que habrá de presentar ante un juez en contra de los sospechosos.

El 28 de junio del año pasado, agentes ministeriales detuvieron al supuesto líder criminal en Cadereyta, José Mauro Flores Garza, quien era acompañado por su hijo y cinco expolicías de aquella localidad, entre ellos el exdirector, quien ya fungía como su escolta personal.

Aquella vez les decomisaron cuatro armas cortas, un “cuerno de chivo”, casi 7 kilos de mariguana y 49 dosis de cocaína.