ISRAEL SANTACRUZ
30 de agosto de 2015 / 07:38 a.m.

Guadalupe.- Una riña mientras hacían una carne asada terminó en la pérdida total de al menos 20 viviendas en un área de tejabanes ubicada en el municipio de Guadalupe.

Los hechos se registraron cerca de las 11:30 de la noche de este sábado en un predio irregular conocido como Ranchito 1, ubicado en el bulevar Miguel de la Madrid e Israel Cavazos, cuando según testigos, varios hombres convivían en una carne asada en uno de los costados de la colonia, en donde la mayoría de sus habitantes se dedican a la pepena de cartón y plásticos.

Sin embargo, tras los influjos del alcohol, viejas rencillas aparecieron en el convivio, comenzando una riña en la que el asador con las brasas cayó al suelo, alcanzando el material de pepena e iniciando el fuego de manera inmediata.

En pocos minutos el fuego se extendió por varios predios, alcanzando llamas de varios metros de altura y consumiendo los tejabanes uno a uno. Ante ello los colonos trataron de sofocar el siniestro con tinas de agua de algunos tinacos, sin embargo de nada sirvió pues el fuego se había salido de control.

INCENDIO
Los habitantes perdieron todo. | ISRAEL SANTACRUZ

En breve arribó al menos una decena de unidades de Bomberos de Guadalupe, así como cuatro de Protección Civil del Estado, además de paramédicos de Cruz Roja y Cruz Verde, pues la histeria colectiva provocó que sin orden las familias afectadas salieran de sus viviendas para sólo ver las llamas consumir su poco patrimonio.

El fuego avanzó de manera tan veloz que en cuestión de minutos arrasó casi con la mitad del predio, afectando al menos una veintena de familias y amenazando con propagarse al resto de los tejabanes, sobre todo cuando el agua de las 10 máquinas de bomberos se terminó sin poder contener el siniestro.

INCENDIO
Los residentes trataron de sofocar las llamas. | ISRAEL SANTACRUZ

Al ver que las máquinas de bomberos no lograban su cometido, los vecinos nuevamente intentaron someter el siniestro con tinas de agua. En minutos arribaron nuevos suministros de agua con lo que finalmente se cortó el paso del fuego y se pudo contener, para al cabo de una hora y media tenerlo controlado, aunque faltaba la remoción de escombros para evitar que volviera a encenderse.

A pesar de lo aparatoso del incendio, no se registraron personas lesionadas con quemaduras o intoxicadas, aunque los afectados perdieron toda posesión material, saliendo de las casas sólo con la ropa con que portaban.