REDACCIÓN
15 de febrero de 2016 / 06:54 p.m.

MONTERREY.- Para complementar las investigaciones de la carpeta judicial que integran por homicidio calificado y abuso de autoridad en contra de la ex directora del penal del Topo Chico y del ex subcomisario, la Procuraduría de Justicia cateó sus domicilios y las oficinas que ocupaban hasta antes de ser detenidos, en una de las cuales encontraron alrededor de 30 puntillas que tenían guardadas en el lugar.

Por orden de un juez de control, el agente del Ministerio Público y elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones incursionaron en el domicilio de la ex directora del reclusorio, Gregoria Salazar, el cual está ubicado en la colonia Valle del Salduero, en el municipio de Apodaca.

También catearon la casa del subcomisario Fernando Domínguez Jaramillo, quien habita en la colonia Cumbres Moreira, en Monterrey.

Después de revisar las viviendas de los ex funcionarios, los investigadores también catearon la de Rodolfo Domínguez, hermano de Fernando, y recién nombrado Procurador de la Defensa del Menor.

Aunque, los encargados de las indagatorias manejan con hermetismo todas esas acciones, trascendió que no localizaron nada irregular en ninguna de las viviendas.

Por lo que también catearon las oficinas que Fernando Domínguez y Gregoria Salazar ocupaban en el reclusorio.

En la oficina de la ex directora descubrieron un bote en el que guardaba, por lo menos, 30 puntillas de las que fabrican los internos.

La revisión de las oficinas oficiales se hizo en el transcurso del fin de semana, después de que las autoridades federales catearon los locutorios del centro penitenciario, donde aseguraron armas similares a las que guardaba la ex directora, droga y una pantalla.