denisse mesta | mulrtimedios digital
16 de abril de 2015 / 09:51 a.m.

Monterrey.- El centro de rehabilitación "Emanuel", anteriormente conocido como "La Paz", fue clausurado por no contar con los documentos de servicio de funcionamiento necesario y carecer de medidas de higiénicas, para trabajar con personas que se encuentran en proceso de desintoxicación de drogas, comentó el subsecretario de Regulación Sanitaria, Sergio Maltos.

Mencionó que este establecimiento se encontraba violando las normativas de ley y salud que deben ser efectuarse en el tratamiento de rehabilitación.

"No tenemos servicio de funcionamiento, no existe ningún trámite de carácter sanitario y obviamente las condiciones con las que estaban operando son inadecuadas, este segundo establecimiento está violando la normativa en la que estos jóvenes deben de ser tratados".

El pasado lunes, policías municipales de García ubicaron el lugar, y de ahí rescataron a 16 personas, algunas de las cuales presuntamente presentaban huellas de tortura.

Tras el cateo en el domicilio se logró la detención del encargado y tres personas más que aparentemente cuidaban de los internos.

Centro de rehabilitación
Los internos fueron rescatados el pasado lunes. |Erik Rocha
EN SANTA CATRINA NO TENÍA PERMISO

Por su parte, el alcalde de Santa Catarina, Víctor Pérez, señaló que el centro, que funcionaba anteriormente en este municipio bajo el nombre de “La Paz”, era conformado por una asociación civil que daba apoyo a través de la espiritualidad a los jóvenes que ahí se rehabilitaban, pero no contaba con permiso de uso de suelo.

"Hubo una queja de los vecinos sobre este establecimiento y nosotros les hemos girado que ponga atención a este giro, pero no son clínicas, ni tienen uso de suelo, son asociaciones civiles que buscan atraer a los jóvenes con este tipo de problemas y darle este tipo de tratamientos".

Cabe señalar que el presunto centro de rehabilitación "La Paz", había sido cancelado hace cuatro meses por las autoridades sanitarias y se entregaron los jóvenes a sus padres para que fueran llevados a otras unidades, pero meses más tarde se abrió con el nombre de "Emmanuel", en el municipio de García, que de igual manera violaba la normativa.