3 de agosto de 2014 / 01:00 p.m.

Monterrey.- Una madre de familia muerta y más de 20 personas lesionas, fue el resultado de un accidente ocasionado por un conductor que presuntamente se encontraba en estado de ebriedad.

Fue sobre la avenida Eugenio Garza Sada y Lago de Texcoco en la colonia Residencial Mederos al sur de Monterrey, donde el conductor de una camioneta pick up invadió los carriles de circulación contraria, luego de que perdiera el control al salir de una curva.

La camioneta se desplazaba a exceso de velocidad en dirección sur-norte y se impactó de frente contra un autobús de pasajeros de la línea "Futura" el cual salió de la ciudad de Mazatlán y tenía como destino el estado de Veracruz.

El fuerte golpe ocasionó que el chofer de la unidad de pasajeros identificado como Isidro Ramón Guerra Cerda, perdiera el control de su vehículo y que cayera sobre la lateral de esta avenida, desde una altura aproximada a los dos metros.

Una de las pasajeras identificada como Alma Delia Originales Torres de 49 años, falleció al quedar atrapada entre los fierros retorcidos del autobús.

De acuerdo a sus familiares, la dama había abordado el camión en la ciudad de Torreón y se dirigía a visitar a sus hermanas a Ciudad Victoria, Tamaulipas.

Mientras tanto varias ambulancias de las cruces roja y verde acudieron a dar el auxilio a más de 20 personas, quienes lograron salir por sus propios medios.

Luego del accidente, el riesgo para los pasajeros aún estaba latente, pues al momento del impacto, la unidad derribo un poste que sostenía cables de alta tensión, los cuales aún tenían corriente eléctrica.

Personal de la CFE acudieron a suspender el suministro para que el personal médico y de rescate pudieran laborar sin ningún tipo de riesgo.

Esta avenida tuvo que ser cerrada a la vialidad, pues las ambulancias entraban y salían para trasladar a los lesionados.

Alrededor de las 2:30 horas, los rescatistas que se encontraban en el lugar, estuvieron a punto de ser atropellados por un conductor que se encontraba en estado de ebriedad y que ingreso a la zona restringida por la autoridad.

Como pudo logró esquivar varias de las unidad de los cuerpos de auxilio, pero al llegar al lugar donde se encontraba el autobús detuvo su marcha.

Al ser detenido por los elementos de la policía regía, el conductor trató de evitar su detención y golpeo al conductor de una grúa, situación por la que fue sometido y llevado a las celdas municipales.

Foto: Especial

FRANCISCO CANTÚ