FRANCISCO JAVIER CANTÚ
26 de agosto de 2015 / 06:47 a.m.

Monterrey.- Una familia fue asesinada a balazos la noche del martes cuando viajaba en una camioneta de lujo por la avenida Los Ángeles, en los límites de Monterrey y San Nicolás.

Fue a la altura de la calle antiguo camino a Apodaca en la colonia Francisco G. Sada, donde la camioneta BMW X5 en color blanco, fue alcanzada por otro vehículo del cual comenzaron a disparar con armas de fuego.

Las balas ingresaron por el lado derecho de la camioneta e hicieron blanco en los ocupantes, entre ellos un menor de tres años.

La camioneta siguió su curso y terminó impactada en la estructura de una planta de luz.

Según testigos, uno de los agresores se acercó a la camioneta y remató a los ocupantes.

En el volante quedó el conductor, quien tenía múltiples tatuajes en uno de sus brazos, la mujer quedó recostada sobre su lado izquierdo y el menor en las piernas de su madre.

Familia
Un cámara instalada en un semáforo pudo haber captado el ataque | FRANCISCO JAVIER CANTÚ

De acuerdo a versiones policíacas, todos presentaban al menos cinco disparos y el tiro de gracia.

Tras el reporte realizado por los vecinos del sector, se hizo presente una gran cantidad de unidades de la policía de Monterrey y de la Fuerza Civil.

La camioneta que porta las placas de circulación SJG5893 detuvo su marcha con la estructura metálica.

Familia
La avenida Los Ángeles fue cerrada a la vialidad en el tramo comprendido entre la avenida Nogalar y Churubusco | FRANCISCO JAVIER CANTÚ

La avenida Los Ángeles fue cerrada a la vialidad en el tramo comprendido entre la avenida Nogalar y Churubusco hasta la madrugada de este miércoles.

Una cámara de seguridad, ubicada en el semáforo que se encuentra a pocos metros de donde quedó el automóvil, pudo haber captado el momento del ataque, video que será analizado por las autoridades ministeriales.

La recolección de evidencias por parte del personal de Servicios Periciales duró más de tres horas, hasta que los cuerpos fueron revisados por los peritos para después ser llevados al Anfiteatro del Hospital Universitario.