10 de junio de 2014 / 01:16 a.m.

Santa Catarina.- Un hombre fue asesinado a balazos dentro de un depósito y otro más resultó lesionado, al ser atacados por un grupo de hombres armados que escaparon en un automóvil, en Santa Catarina.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 14:40 horas en el negocio denominado "Los Compadres", ubicado en las calles 10 de mayo y Corregidora, en el centro de dicho municipio.

Hasta el momento no se tiene la identidad de la víctima mortal, sólo se dijo que tenía de 30 a 35 años de edad, aproximadamente.

Mientras que el herido, quien manejaba un ecotaxi, fue auxiliado por paramédicos de la Cruz Roja Metropolitana y llevado al hospital Universitario para su atención.

Según las pesquisas, un grupo de civiles armados arribó hasta el depósito, por lo que abrió fuego contra la persona que atendía el lugar, recibiendo un disparo en el cuello.

No se sabe en qué momento atacaron al trabajador del  volante, quien estaba a bordo de un Tsuru ecotaxi con placas 57-59-MLE con razón social "Base Colosio" o bien, fue una bala perdida.

De inmediato escaparon los desconocidos abordando un vehículo cuyas características se desconocen.

Vecinos del lugar alertaron a las autoridades, arribando elementos de la Policía de Santa Catarina, quienes acordonaron la zona pidiendo el apoyo de los paramédicos.

Personal de la Cruz Roja Metropolitana llegó al sitio pero al auscultar al del depósito, se dieron cuenta que había fallecido.

Fue así como atendieron al taxista, quien fue llevado al mencionado nosocomio.

Elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones, Fuerza Civil de Nuevo León y del Ejército Mexicano, comenzaron con las indagaciones.

Al menos cuatro casquillos de un arma larga fueron  localizados en el negocio por los de Servicios Periciales de la Procuraduría de Justicia.

Trascendió que el encargado del depósito se llama "Ángel", pero no se sabe si era la persona muerta o se trataba de otra.

El cadáver del hombre fue llevado en una ambulancia del Servicio Médico Forense, al anfiteatro del hospital Universitario.

FOTO: Jesús Rocha

IRAM OVIEDO