REDACCIÓN
28 de julio de 2015 / 10:59 p. m.

Monterrey.- La Procuraduría de Justicia de Nuevo León descartó evidencias de ebriedad o sustancias tóxicas en el cuerpo del conductor del camión que causó la muerte de los tres integrantes de una familia que viajaban en el taxi que chocó de frente, en el municipio de Ciénega de Flores.

Con los resultados de diversas pruebas, los expertos de la dirección de Criminalística y Servicios Periciales establecieron que Daniel Baena Gaspar, de 32 años de edad, se encontraba en sus cinco sentidos al momento de protagonizar el trágico accidente en el kilómetro 53, de la carretera libre a Laredo.

Baena Gaspar permanece bajo investigación y es considerado presunto responsable del homicidio culposo de Miguel Ángel Echazarreta Trujillo, de 49 años de edad, su esposa, Mayra Guadalupe Terán Vázquez, de 48, y la hija de ambos, Fernanda.

Trascendió que se negó a declarar ante el agente del Ministerio Público que le integra la carpeta judicial por el triple homicidio culposo ocurrido el domingo en la noche.

Pero, en las próximas horas será presentado ante un juez de control regional para que le resuelvan la situación legal que debe enfrentar por haber protagonizado el percance que acabó con una familia.

Daniel Baena conducía un camión Ford de tres y media tonelada, propiedad de la empresa Trébol.

De acuerdo al parte informativo que elaboraron los elementos de la Policía Federal, División Caminos, él se desplazaba por la carretera libre a Laredo y al llegar a la altura de dicho kilómetro, perdió el control de la unidad e invadió el carril por el que circulaba el ecotaxi en el que viajaban los integrantes de la familia Echazarreta Terán, quienes murieron en forma instantánea.