Yari Martínez
18 de abril de 2014 / 09:41 p.m.

Monterrey.- Entre la vida y la muerte se debate un peatón quien fue arrollado por una conductora presuntamente familiar de un perito de la Procuraduría de Justicia, lo que provocó despliegue policiaco sobre la avenida Colón en la colonia Fierro en Monterrey.

Fue en el cruce con la avenida Madero en donde se observó la presencia inusual, en este tipo de acontecimientos, de autoridades estatales y municipales, como si se tratara de un hecho violento, sin embargo eso se debió a que los elementos trataron de proteger a la conductora.

Esta situación desconcertó a peatones y automovilistas  que pasaban por ese sitio, sin embargo se trataba de un atropello.

En el mencionado lugar, un hombre quien no fue identificado, de entre 45 a 50 años de edad, quedó tendido en el pavimento y era auxiliado por paramédicos de la Cruz Roja metropolitana quienes luchaban por mantenerlo con vida, debido a que sufrió fracturas en ambas piernas y otras lesiones que ponen en riesgo su vida.

De acuerdo a personal de tránsito de Monterrey, el percance ocurrió alrededor de las 9:00 de la mañana del viernes y se originó debido al exceso de velocidad con el que conducía una mujer identificada como Kenia Sarai Bernal Rodríguez, de 28 años de edad, quien es familiar de un agente de Servicios Periciales, según trascendió en el lugar de los hechos.

La presunta responsable quien no presentaba aliento alcohólico, conducía un vehículo Stratus en color gris, con placas de circulación SRC-8765 del Estado de Nuevo León.

Al ver lo ocurrido, Bernal Rodríguez se resguardó en el interior de su automóvil cubriéndose el rostro con una colcha con la finalidad de evitar ser captada por los medios de comunicación, mientras que policías estatales y municipales merodeaban por el automóvil.

Mientras que a unos metros de donde ella se resguardaba, se apreciaba que paramédicos de la Cruz Roja trasladaban en una ambulancia a la víctima del percance en estado crítico al Hospital Universitario.

Minutos después, elementos de la policía regia se llevaron a la conductora en la unidad número 8150 de la mencionada corporación a las oficinas de tránsito de Monterrey donde tendrá que rendir su declaración ante el agente del Ministerio Público especializado en asuntos viales.