15 de agosto de 2014 / 12:23 p.m.

Monterrey.- La Procuraduría de Justicia confirmó que los fluídos que le sustrajeron al llamado chacal de la zona norte coincidieron, por el momento, con los que dejó en el cuerpo y prendas de vestir de una de las menores afectadas y presentó la primer acusación en su contra por delitos sexuales.

Fue este jueves, cuando la agente del Ministerio Público de la Unidad de Investigación especializada en esos ilícitos solicitó la imputación de Carlos Alberto Garza Garza por considerarlo probable responsable de corrupción de menores y equiparable a la violación.

En una audiencia privada celebrada en la sala 3, la juez regional, Bertha Yadira Vaca Saucedo, escuchó los pormenores de los hechos que protagonizó Garza Garza y que fueron narrados por la misma afectada en la denuncia que presentó ante la fiscal que integra la carpeta judicial del caso.

La representante social explicó que fue el pasado 6 de mayo, cuando el acusado sorprendió a la menor, mientras paseaba en su bicicleta por calles de la colonia Fomerrey 116.

Ahí, bajo amenazas, la obligó a subir al asiento del copiloto de su vehículo Chevy Swiming, color azul, en el cual la trasladó hasta la colonia Mirasol, en Monterrey.

Detuvo la marcha frente a un domicilio ubicado en la calle Lechuguilla de esa colonia, donde la golpeó y agredió sexualmente durante varios minutos.

Tras lograr su cometido, Carlos Alberto le dio cinco pesos a la pequeña y la abandonó en el lugar, donde fue auxiliada por vecinos que se encargaron de dejarla en manos de sus padres.

Después de escuchar lo dicho por la niña, Garza Garza se apegó a los beneficios del artículo 20 constitucional por recomendación de su defensor oficial, quien solicitó la ampliación del término para tratar de demostrar su inocencia antes de que se le vincule a proceso.

La juzgadora aceptó la petición, pero ordenó a Carlos Garza cumplir con cárcel preventiva, mientras se celebra la audiencia para la vinculación.

Por lo que, el presunto violador debe permanecer recluido en el penal del Topo Chico, donde se encuentra desde el pasado mes de julio a disposición del juez segundo penal de Monterrey, quien lo procesa por otros delitos.

FOTO: Especial

TELEDIARIO DIGITAL