YADITH VALDEZ, MULTIMEDIOS DIGITAL
1 de octubre de 2015 / 01:29 p.m.

Monterrey.- La disputa por el liderazgo de la CROC desató una trifulca con detonaciones de arma de fuego y pedradas resultando en cuatro personas heridas y 50 detenidos.

De acuerdo a los primeros reportes, un grupo disidente intentó tomar las instalaciones pasado el mediodía de este jueves; al menos una decena de vehículos fueron dañados con pedradas e incluso la fachada del edificio fue blanco de disparos.

Al lugar fue enviado el Grupo Especial Antimotines quienes tomaron las instalaciones y sometieron a 50 personas quienes fueron llevadas al patio del recinto que se encuentra en Félix U. Gómez y Espinosa en el Centro de Monterrey.

Disputa en la CROC termina con pedradas y disparos; hay dos heridos
Más de 300 elementos de Fuerza Civil arribaron hasta el punto. | RAÚL PALACIOS
Un grupo disidente intentó tomar las instalaciones; elementos de Fuerza Civil irrumpieron en las instalaciones.
Más de 300 elementos de Fuerza Civil arribaron hasta el punto. | RAÚL PALACIOS

Ahí los 50 señalados fueron tiradas al piso con las manos en la cabeza, mientras que los uniformados resguardaban el edificio. Fueron aseguradas dos armas cortas.

Paramédicos de la Cruz Roja arribaron al lugar y brindaron atención al menos a cuatro personas que fueron trasladadas a un hospital.

Ellos fueron identificados como José Angel Salazar García, de 65 años, resultó con una  herida de bala muslo izquierdo; Alberto Carlos Pérez Garza, de 35 años, recibió un disparo en el pie derecho;
Ricardo Castillo Gamboa, de 65 años, resultó lesionado tras ser golpeao; y Juan Carlos Rodriguez Aguilera de 38 años, también lesionado a golpes.

Los ánimos y la tensión comenzaron a caldearse desde mediados de septiembre, cuando más de un centenar de croquistas liderados por Alberto Serna de León pidieron al grupo disidente, encabezado por Jorge Gloria Ovalle, entregar las instalaciones después de que se oficializara la presunta destitución de Serna de León...

Luego del enfrentamiento, el dirigente croquista, presuntamente destituido, responsabilizó de la agresón a Ricardo Castillo Gamboa, quien quedó hospitalizado.