MULTIMEDIOS DIGITAL
3 de febrero de 2016 / 07:52 a.m.

Monterrey.- Personal de Petróleos Mexicanos controló el derrame de gasolina ocasionado por la toma clandestina del poliducto Madero-Cadereyta.

Tras presentarse el derrame, Pemex suspendió temporalmente la operación del poliducto y bloqueó la válvula de seccionamiento, posteriormente técnicos del Sector Ductos Victoria eliminaron el artefacto colocado ilícitamente.

En el lugar se observó una mancha de hidrocarburo, en una superficie de aproximadamente un metro cuadrado.

El área jurídica de Petróleos Mexicanos tomó conocimiento de los hechos y presentará la denuncia respectiva ante el Ministerio Público Federal, para efectuar las averiguaciones correspondientes y deslindar responsabilidades.