MARCELA PERALES 
5 de junio de 2017 / 08:59 a.m.

MONTERREY.- Ximena es una de las pocas mujeres ya, en el Estado que tienen a su hijo por parto natural. La mayoría los trae al mundo en quirófano y a través de cirugía, la razón es que la cesárea se ha convertido en una industria en Nuevo León, la Entidad ya es considerada como la capital de la cesárea.

Nuevo León ha rebasado el número de cesáreas recomendadas por la Organización Mundial de la Salud. México también, pues ya ocupa el cuarto lugar a nivel mundial en cuanto a la práctica de cesáreas innecesarias.

Las empresas hospitalarias aceptan la situación pero descartan que se trate de un negocio redondo.

Nadia Rubio, Jefa de Ginecología y Obstetricia del Hospital Ginequito, argumenta que influyen las enfermedades y las complicaciones de momento.

La Organización Mundial de la Salud indica que solo del 12 al 15 por ciento de los partos pueden ser por cesárea emergente.

En el Estado, el 80 por ciento de los nacimientos en hospitales privados son por esta intervención y el 30 por ciento, en nosocomios públicos, según el Comité Estatal de Mortalidad Materna 2016.


mmr