MAYTE VILLASANA
23 de marzo de 2016 / 11:45 a.m.

Monterrey.- "¡Cierra las puertas!, esto es un asalto y el de adelante trae fierro, si no me entregan los celulares aquí va a volar alguien", fueron las palabras que David escuchó cuando cuatro hombres sometieron a los pasajeros de un camión urbano de la ruta 209, en calles de la colonia Nuevo Repueblo, en Monterrey.

Eran las 8:40 de la mañana cuando el joven de 19 años subió al camión en el centro de Monterrey para dirigirse a su trabajo, un banco ubicado al sur de la Ciudad; jamás imaginó que minutos después sería víctima de robo.

A bordo del camión, que lucía repleto de personas, escuchaba música mientras buscaba la oportunidad de que algún pasajero bajara y él ocupara un lugar vacío. Así atravesó el primer cuadro de la Ciudad, pero la tranquilidad se borró de inmediato para él y para otros 60 pasajeros, cuando cuatro hombres comenzaron a asaltar a los pasajeros, principalmente a mujeres, según el testigo.

"Yo a uno de los ladrones lo había visto desde que me subí al camión. Pasó todo Morones Prieto en el camión, él ya venía, incluso antes de que yo subiera, y lo puedo asegurar porque él venía sentado. Yo venía parado y estaba buscando un asiento. Él (uno de los ladrones) hizo dos intentos por pararse y yo tenía pensado sentarme en ese lugar. Ya tenía rato que lo estaba observando, pero nunca se bajó y terminé por sentarme en el lugar de una mujer que se aproximaba a la salida.

"Acaba de sentarme y 30 segundos después de eso fue cuando comenzó el robo. Él (uno de los ladrones) ya había visto que yo traía audífonos y lo primero que hice fue arrancar el celular de los auriculares y lo guardé debajo del asiento.

De acuerdo al joven, el asalto se cometió en la calle Ayutla, metros antes de llegar a Hilario Martínez y pasando Hilario Martínez, antes de llegar a Eugenio Garza Sada, es donde se bajaron los delincuentes.

"Esos asaltantes ya iban dentro del camión, iban distribuidos a los largo de la unidad. Venía uno en la parte trasera, dos en la parte de en medio y uno fue el que amenazó al chofer con la pistola, y el de atrás fue el que gritó que cerraran las puertas".

De acuerdo a David, uno de los hombres era de aproximadamente 35 a 40 años. Vestía playera verde, bermudas de mezclilla, cinturón negro, tenis deportivos y una gorra oscura. Era una tez morena y llevaba bigote delgado.

Asalto en camión

"Al menos uno de los cuatro ladrones estaba armado, que era el que amenazó al chofer. El que veía hasta atrás, más próximo a mí, no traía arma, no traía nada, pero ese fue el que ordenó que cerraran las puertas y el que comenzó a quitar los celulares de los pasajeros".

De acuerdo al joven, otro hombre era de aproximadamente 30 años, de tez clara, llevaba el cabello a rapa y vestía una playera blanca y un short de mezclilla.

"El camión iba muy lleno. Todos los asientos iban ocupados y aproximadamente iban 15 ó 20 personas de pie. Lo primero que gritó fue que cerraran la puerta y luego comenzó a arrebatar celulares y gritando con palabras altisonantes. Querían que les entregáramos los celulares, de hecho no pedían dinero ni carteras.

"Cuando la gente se volteó e ignoró el grito del ladrón, él gritó ‘entiendan que esto es un asalto y el de adelante trae fierro, y si no me entregan las cosas aquí va a volar alguien", y comenzó a tomar los celulares de los pasajeros y luego los otros tres hicieron lo mismo.

El también estudiante solicitó a mayor vigilancia a las autoridades para evitar delitos como este y dijo que no descartaría que los conductores de los camiones estén relacionados con los ladrones.

"Yo creo que algo que ha caracterizado siempre a la ciudad de Monterrey es que aquí vivimos gente trabajadora y que los delincuentes realicen este tipo de cosas contra la gente que sí está trabajando no es beneficio para la sociedad. Le hago un llamado a la autoridad para que ponga atención en estos caso, y también a los empresarios del servicio de transporte urbano para que realicen capacitaciones para sus choferes porque no saben cómo actuar ante un caso como este, y puede haber que muchos choferes estén coludidos con los asaltantes, por eso deben hacer pruebas de confianza".

Además un usuario de TELEDIARIO reveló que uno de los delincuentes "merodea con otros de sus amigos en las calles Iguala y Michoacán. Todo el día están sin hacer nada. Está muy sospechoso porque esa ruta la asaltan cada tres días y se suben a la entrada del Oxxo en Hilario Martínez y se bajan corriendo por esas mismas calles", aseguró.