AGUSTÍN MARTÍNEZ
12 de mayo de 2015 / 10:53 p.m.

Monterrey.- La señora Ana María García suponía que el domingo 10 de mayo sería uno de los días más felices para ella.

Los planes incluían reunirse con su esposo, sus hijos y todos sus familiares, para festejar, como tradicionalmente lo hacían, el Día de las Madres.

Pero todo fue diferente. El menor de sus cinco hijos, Francisco de Jesús, murió en forma violenta al ser atacado por al menos cuatro sujetos, mientras convivía con unos amigos en los límites de las colonias Pueblo Nuevo y San Isidro, en Apodaca.

El crimen fue cometido la mañana del domingo en el número 246 de la calle Río de Janeiro, donde habita una joven.

Dicha persona, identificada sólo como Cristina, vive allí con sus tres hijos, de entre ocho meses y cuatro años de edad.

Al parecer ella es conocida de un amigo de Francisco, quien a su vez recibió el ataque de un pretendiente celoso, que llegó en forma repentina mientras el grupo de jóvenes convivía.

La víctima falleció dentro del inmueble tras recibir una puñalada en el pecho.

La señora Ana María sólo pide justicia por la muerte de su hijo Francisco de Jesús Segovia García, de 21 años y quien era soltero.

"Claro, que se haga una investigación desde el principio hasta el final. Que den con el culpable, porque esto no se puede quedar así", señaló.

El ama de casa, habitante de la calle Río Blanco, en Pueblo Nuevo, describió a "Panchín" como un joven tranquilo.

"Esto no se puede quedar así, porque mi hijo era bueno. Por ahí van a saber que no era malo, como pudieron haber dicho, porque (los ministeriales) me hacían preguntas: Que si había estado en el tutelar; que si había estado en el penal… nada de eso", recalcó.

Los deudos señalan que Francisco gustaba reunirse con sus amigos para convivir en forma sana, y nada tenía que ver con la joven de nombre Cristina.

"Y pues bueno, como muchacho, pues como todos, que les gusta irse a sus fiestas, a sus reventones, como ellos dicen. Pero hasta ahí… todo bien, sí", aseveró.

Por el momento las autoridades buscan como aparentes responsables del crimen a cuatro sujetos que tripulaban un automóvil compacto color gris.

Uno de ellos, el principal sospechoso, fue identificado sólo como Diego, de aproximadamente 25 años y quien radica también en Pueblo Nuevo.

"Que dé la cara, si de veras él, así como tuvo el valor para hacer eso, que responda y dé la cara", le indicó como mensaje la señora Ana María.

Segovia García fue velado en la funeraria de aquel sector de Apodaca, y sus restos cremados en el transcurso de la tarde, luego de que se oficiara una misa de cuerpo presente.