redacción
24 de octubre de 2016 / 05:13 p.m.

MONTERREY.- Un ex militar que el año participó en el secuestro de una mujer, de 61 años y en la ejecución de un vendedor de autos, fue sentenciado a 60 años de prisión y sus dos cómplices en el homicidio recibieron una condena de 25.

Jonathan Serrano Cortez, de 22 años de edad, y originario Tlaxcala, fue considerado responsable de secuestro agravado y homicidio calificado por los jueces de un tribunal colegiado del sistema acusatorio.

En la misma resolución, los juzgadores impusieron 25 años de prisión a los también ex militares, Magdiel Jesús Sánchez Pereira, de 22 años, originario de San Nicolás, y Arnol Cruz Cortez, de 23, de Veracruz.

De acuerdo al juicio, fue el 25 de junio del año pasado, cuando los ex servidores públicos federales ejecutaron de tres balazos a Ricardo Guadalupe Treviño Guerra.

El homicidio ocurrió frente al negocio de venta de vehículos ubicado en la calle Portal de Sira y carretera Dulces Nombres, en la colonia Portal de Huinalá, en el municipio de Apodaca.

El propietario del negocio y un hijo de la víctima fueron testigos de los hechos que protagonizó Serrano Cortez y sus cómplices, quienes llegaron al negocio a bordo de un vehículo Jetta.

Los testigos revelaron que preguntaron por los autos que tenían en venta y pidieron las llaves, pero cuando se las iban a prestar, balearon sin motivo a Ricardo Guadalupe, a quien primero le propinaron un balazo en una pierna y huyeron, pero luego regresaron y lo remataron al dispararle con un arma calibre .38 en la espalda.

El 11 de julio del año pasado, los ex militares irrumpieron en una carnicería ubicada también en Apodaca, y sometieron a la mujer, a quien se llevaron y exigieron el pago de un rescate de 500 mil pesos.

Los delincuentes estuvieron negociando durante 24 horas el pago y como no recibieron nada, el domingo 13 llevaron a la mujer hasta una propiedad abandonada ubicada en Puerto Guaymas y Puerto Paz, en la colonia La Fe, en San Nioclás.

Ahí le propinaron cuatro puñaladas y la abandonaron, pensando que había muerto, pero la mujer resistió a las heridas graves que le causaron y el 14 de julio en la mañana huyo de la finca, caminó hasta un centro comercial donde abordó un taxi, en el que llegó a la casa de un familiar, donde la rescataron y denunciaron los hechos.

En ambos casos, los detenidos, principalmente Jonathan Serrano Cortez, fue plenamente reconocido por los testigos.