YADITH VALDEZ Y MULTIMEDIOS DIGITAL
11 de mayo de 2016 / 08:41 a.m.

Monterrey.- Elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones despiden a los dos compañeros que fueron asesinados la noche del lunes en el estacionamiento de un centro comercial cuando salían de una tienda de artículos de oficina de la avenida Gómez Morín, en el municipio de San Pedro.

Los cuerpos de Carlos Arturo Valle Novelo, quien era coordinador del área de Inteligencia de la Agencia Estatal de Investigaciones, y de Javier Alejandro Martínez Martínez, su escolta, fueron velados en las capillas funerarias "Benito M. Flores", ubicadas en el sector de San Jerónimo.

Tras el acto en compañía también de amigos y familiares, partió el cortejo fúnebre al rededor de las nueve de la mañana a las instalaciones de la AEI.

Al arribar se efectuaron diversas guardias de honor a las que asistieron Jaime Rodríguez Calderón, gobernador del Estado; Roberto Flores Treviño, procurador de Justicia en Nuevo León; el Almirante Agusto Cruz Morales, director de la Agencia Estatal de Investigaciones; Manuel González, el secretario de Gobierno; así como elementos de la Séptima Zona Militar y de Fuerza Civil.

Una vez que finalicen las guardias, los restos del doctor Valle Novelo serán trasladados a Tijuana, de donde era originario.

Dan último adiós a ministerial y escolta asesinados en San Pedro

Ayer la Procuraduría General de Justicia informó que Carlos Arturo Valle, coordinador del área de Análisis e Información y responsable del área de Inteligencia de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI), realizaba investigaciones sobre la detención de Fernando Aguilera Hernández, alias "El Pelón Fantasy", uno de los cabecillas del Cártel del Noreste.

El jefe policiaco también estaba a cargo del cateo que se realizó el lunes en una bodega del municipio de Guadalupe, en donde se encontraron 272 paquetes con 15 kilos de mariguana.

Durante la rueda de prensa se mencionó que Valle Novelo tenía un número mayor de escoltas asignado, pero no se quiso precisar porqué solo llevaba un elemento cubriendo su espalda esa noche en la que había salido a comprar un paquete de hojas.