REDACCIÓN
18 de mayo de 2017 / 06:24 p.m.

MONTERREY.- Por haber participado en el plagio de 20 personas a las que retuvo en un tejaban de la colonia Hidalgo, en Monterrey, donde el 11 de julio del 2011 fueron rescatadas por militares, un ex policía de Escobedo fue sentenciado a 505 años de prisión por secuestro y robo con violencia, de los cuales solo deberá cumplir los 60 que señala la ley, y a pagar una multa de 2 millones 273 mil 670 pesos de multa.

Claudio Castillo Flores, apodado "El Poli" o "El Chacho", de ahora, 42 años, fue notificado de la sentencia vía conferencia al Cereso de Apodaca, donde se encuentra recluido desde su detención.

El ex elemento fue capturado el mismo 11 de julio, después de que elementos del Ejército Mexicano detectaron una camioneta tipo Nitro abierta con reporte de robo y, aparentemente, abandonada en la calle José María Iglesias.

Los vecinos del sector revelaron que un grupo de desconocidos acostumbraba a dejar vehículos en el lugar y luego caminar por las vías del tren a la calle Mariano Salas.

Al escuchar a los testigos, los militares siguieron el camino que tomaban los presuntos delincuentes y sorprendieron a "El Poli" cuando trataba de escapar armado con un fusil Ak-47 por las azoteas de los tejabanes asentados en el lugar.

En su intento por escapar como lo hicieron tres de sus cómplices a los que identificó con los apodos de "El Pato", "El Tosca" y "El Quesos", Claudio Castillo cayó y fue detenido por los soldados a quienes les reveló que portaba el arma, porque cuidaba a un grupo de secuestrados que ocultaban en un tejaban.

Los militares acudieron al lugar y descubrieron a los afectados, entre ellos cuatro menores, uno de 16 años y tres de 17 que estaban con los adultos, a 12 de los cuales mantenían atados de las manos y otros presentaban evidentes huellas de tortura.

Además encontraron otro fusil Ak-47y cuatro cargadores con 172 cartuchos hábiles, por lo que también dieron vista del caso a las autoridades federales.

"El Poli", quien vivía en la Colonia Colinas del Topo Chico, en Escobedo, confesó que tenía 15 días de trabajar como 'halcón' para el grupo delictivo de Los Zetas.

Agregó que, el 9 de julio, sus cómplices traían a los plagiados en una camioneta tipo Van blanca y luego lo ubicaron para obligarlo a cuidarlos, por lo que al ser detenido, lo reconocieron.

Como los afectados fueron privados de su libertad en distintos hechos, Claudio Castillo recibió una pena de 25 años por cada uno y 5 más por el robo de la camioneta Nitro, de la cual se apoderaron con violencia en calles de la colonia Mitras Centro.