REDACCIÓN
19 de agosto de 2015 / 10:38 p.m.

Monterrey.- La mujer acusada de asesinar de una cuchillada a su pareja, en Juárez, acreditó haber actuado en legítima defensa y recibió auto de libertad por parte de la juez de control que conoció el caso.

Yadira Hernández Ramírez, de 23 años, recuperó su libertad el martes en la noche al concluir la audiencia de vinculación, en la que la juez María del Rocío Alanís resolvió que no había suficientes pruebas para iniciarle un juicio por la muerte violenta de Juan Hernández Ramos, de 27.

La juzgadora tomó esa determinación después de escuchar su versión en relación a los hechos ocurridos en el transcurso de la madrugada del domingo 16 de agosto en su domicilio de la colonia Riberas del Sol, en el mencionado municipio.

Hernández Ramírez aceptó que horas antes de los hechos comenzó a ingerir bebidas embriagantes con su concubino Juan Hernández, pero después de la media noche él inició una discusión y la atacó a golpes.

Para acreditar su dicho, Yadira Hernández mostró a la representante del Poder Judicial las lesiones que presentaba en distintas partes del cuerpo.

Además, detalló los pormenores del momento en el que se defendió de los golpes que le propinó Juan Hernández, mientras la sostenía recostada boca abajo en una mesa y él trepado encima.

Aseguró que cuando la agredía alcanzó un cuchillo que estaba en la mesa y sin voltear realizó el movimiento con el que hirió de muerte a su pareja.

La forma en la que Yadira Hernández explicó la forma en la que ocurrieron los hechos coincidió con los resultados de la autopsia que le practicaron al cadáver de su pareja.

A eso se sumó la declaración que hizo el padre de Juan Hernández al momento de reconocer y reclamar su cuerpo en el Servicio Médico Forense, pues aclaró que el hombre era una persona sumamente violenta y que no quería nada en contra de Yadira, quien es originaria del estado de Veracruz.

Por todo lo que escuchó y analizó durante la audiencia, la juez confirmó que Yadira Hernández había actuado en legítima defensa, por lo que ordenó su inmediata libertad y dio por concluida la carpeta judicial que inició la Procuraduría de Justicia.