AGUSTÍN MARTÍNEZ
6 de agosto de 2016 / 11:16 a.m.

MONTERREY.- Un decomiso récord efectuaron elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones y de la Policía de García, al asegurar más de 20 kilogramos de la droga cristal.

Durante el operativo que se implementó el jueves por la noche, las autoridades policiacas también detuvieron a un hombre que transportaba el estupefaciente.

A disposición del Ministerio Público se encuentra un sujeto que fue identificado públicamente sólo como Carlos Abraham, de 30 años de edad, originario de Reynosa, Tamaulipas, y quien habita en la colonia Cumbres, en Monterrey.

El supuesto traficante fue interceptado en la avenida Lincoln a la altura de la calle Del Roble, en la colonia Los Parques, al nororiente de García.

Carlos Abraham conducía una camioneta marca Chevrolet Silverado de cabina y media, color arena y que portaba placas de circulación del estado de Jalisco.

Dentro de la unidad, en el asiento posterior, los agentes ministeriales y los oficiales preventivos encontraron 16 paquetes envueltos en plástico transparente, cuyo peso fue poco más de 20 kilos.

Se trató de droga sintética tipo metanfetamina, conocida comúnmente como cristal, hielo o ice.

De las primeras investigaciones se desprendió que el tamaulipeco acababa de recoger el estupefaciente en una de las casetas del Periférico, en territorio de García.

Su labor consistiría en llevar la droga hacia otro punto del área metropolitana, por lo cual recibiría un pago de mil dólares en efectivo.

Los agentes estatales y los policías locales mantenían un puesto de revisión en las afueras de la colonia Los Parques, cuando detectaron al joven conductor en actitud sospechosa.

El cargamento asegurado representa el de mayor importancia durante los últimos años en Nuevo León.

Se estima que con esa droga se pudieron haber elaborado más de 120 mil dosis, con un valor total superior a los 14 millones de pesos.

Ese tipo de droga comenzó a cobrar fama y demanda hace algunos años, principalmente en bares, discotecas y centros nocturnos de clase media.

Sus efectos principales consisten en el incremento de la euforia, vitalidad y energía, además de que inhibe el sueño y el cansancio. Sin embargo, su consumo llega a generar severos trastornos físicos y psicológicos.