REDACCIÓN
24 de julio de 2015 / 06:28 p.m.

Monterrey.- El conductor de la ambulancia del ISSSTE que protagonizó un accidente, en el que provocó la muerte de un paciente que trasladaba de Ciudad Victoria, Tamaulipas a Monterrey, y las lesiones de otras cuatro personas, quedó en libertad, porque la aseguradora de la unidad llegó a un acuerdo reparatorio con los afectados.

Los representantes de la compañía de seguros de la ambulancia se hicieron responsables del pago de la reparación del daño, por lo que Marcos Ramírez Moreno recuperó su libertad, aunque permanece internado en el hospital a donde fue trasladado el pasado miércoles, después del percance.

Fue el agente del Ministerio Público que integra la carpeta judicial del caso, quien resolvió la situación legal de Ramírez Moreno, a quien le retiró la custodia que tenía en el hospital.

El representante social tomó esa determinación al confirmar que Marcos Ramírez se encontraba laborando al momento del accidente y que no estaba bajo los efectos de ninguna bebida embriagante o tóxica.

Y fue antes de que concluyera el plazo que tenía para resolver si lo presentaba o no ante un juez de control regional.

Marcos Ramírez era señalado como probable responsable del homicidio culposo de Oscar Vargas García, de 74 años, paciente al que trasladaba a un hospital de Monterrey.

También de las lesiones culposas que sufrieron Eduardo Vargas Sánchez, hijo de la víctima mortal, y el camillero Juan Espinosa Escalante.

Así como las del taquero Salvador Zavala Rodríguez y su hijo, a quienes proyectó al estrellar la ambulancia en el sitio, donde tienen establecido su puesto de tacos.

Para dar por concluida la investigación del accidente que ocurrió en el kilómetro 259, de la carretera Nacional, a la altura del municipio de Santiago, el agente del Ministerio Público solo esperara que se concrete el acuerdo al que llegaron los representantes de la aseguradora de la ambulancia con los familiares de la víctima mortal y los lesionados.