AGUSTÍN MARTÍNEZ
4 de abril de 2018 / 08:45 p.m.

ESPECIAL.- El hombre de la tercera edad que estaba desaparecido desde hace un mes en General Zuazua fue encontrado sin vida y, lo peor del caso, con un severo golpe en la cabeza, por lo que las autoridades se encuentran ante un homicidio.

Elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones tratan de esclarecer los hechos, y establecer quién o quiénes fueron capaces de atentar contra una persona indefensa, que tenía diversos padecimientos de salud.

Miguel Benavides Chapa, de 80 años y quien sufría de demencia senil y diabetes, salió de su casa, en la colonia Portal de Zuazua, la madrugada del lunes 5 de marzo.

Sus condiciones mentales no le permitieron medir el peligro y, al quedarse abierta la puerta del inmueble, debido al descuido de uno de sus familiares, salió sin rumbo.

Fueron casi tres semanas de angustia, temor y desesperación de sus seres queridos, quienes recurrieron a las autoridades y a la propia ciudadanía para tratar de localizarlo sano y salvo.

Sin embargo, y aunque finalmente pudieron hallar al octogenario, no fue de la manera que ellos esperaban.

El cuerpo de Don Miguel fue encontrado la tarde del sábado 31 de marzo en un terreno baldío ubicado cerca de las calles Puerto Ángel y Puerto Escondido, en la colonia Real de Palmas, del municipio de General Zuazua.

La autopsia reveló que él murió de manera violenta, a causa de una contusión profunda de cráneo, aunque no se dio a conocer la posible forma o el objeto con el que habría sido atacado.

El sitio del hallazgo se ubica a unos cuatro kilómetros del domicilio de la víctima, a través de una brecha dentro de un extenso monte.

Se presume que Benavides Chapa, tras salir de la vivienda y caminar entre la oscuridad, llegó a la brecha que lleva hacia Real de Palmas, y en ese trayecto lo habría abordado una o más personas.

La ruta de escape que habría seguido el o los responsables del homicidio de Benavides Chapa fue a través de una casa en ruinas que se localiza por las calles Puerto Ángel y Loma Linda, unos metros al norte, en el mismo sector de la colonia Real de Palmas.

Durante el fin de semana hubo fuerte movilización de agentes ministeriales en aquella zona, pues estaban en busca de datos o indicios que les permitieran avanzar en las investigaciones.

En el sector donde encontraron el cuerpo, ya en estado de descomposición, abundan las casas abandonadas, lo que representa serio riesgo para los vecinos, por ser auténticos escondites de viciosos o delincuentes.

En el transcurso del lunes, los restos del hombre fueron velados en una funeraria de la avenida Madero, en el centro de Monterrey.



dezr