2 de agosto de 2014 / 03:08 a.m.

Monterrey.- Carlos Alberto Garza Garza de 28 años, el hombre detenido por presuntamente agredir sexualmente a cuatro menores de edad en la zona norte de Monterrey, ya fue consignado y recluido al penal del Topochico.

Garza Garza está a disposición del juez segundo quien inició un proceso penal por delitos cometidos contra instituciones oficiales y servidores públicos además de falsificación de documentos.

Mientras que las investigaciones por abuso sexual presuntamente cometido contra cuatro menores de edad y privación ilegal de la libertad, continúan.

En tanto familiares del presunto han señalado que este ha sido víctima de abuso de autoridad y presiones para confesarse culpable, sin embargo el procurador del Estado, Adrián de la Garza Santos, descartó esa versión.

“Yo informé el día de ayer que habíamos capturado a una personas que coincidía con las características, que vamos a estar con la investigación, obviamente hay un proceso penal que hay que seguir donde hay garantías de defensa

“La fiscalía si determina acusar tendrá que tener sus pruebas correspondientes, vamos a esperar a que se den los momentos y las acusaciones si es que se dan”, señaló.

De la Garza Santos afirmó que el detenido es el único sospechoso de los abusos sexuales y que se deben esperar los tiempos procesales, ya que el ministerio público sigue investigando.

“El ministerio público se encuentra en investigación, lo que yo pueda declarar en este momento, si me adelanto puede ser usado en favor de la defensa de esta persona entonces me voy a reservar esta parte”, declaró.

Los delitos contras instituciones oficiales y servidores públicos que se le imputan a Carlos Alberto Garza Garza; son porque al momento de ser detenido intentó atropellar a un elemento de la Agencia Estatal de Investigaciones, mientras que por llevar una placa robada en la parte trasera de su automóvil se le atribuye el delito de uso de documentos falsos.

El detenido ya rindió su declaración preparatoria en la que alegó haber sido víctima de tortura, posteriormente se apegó a los beneficios del artículo 20 constitucional.

FOTO: Archivo

GUADALUPE SÁNCHEZ/DORA IRENE RIVERA