AGUSTÍN MARTÍNEZ
7 de junio de 2016 / 08:12 a.m.

Apodaca.- El sol brillaba a plenitud cuando decenas de personas, la mayoría niños, soltó globos blancos en señal de despedida para los pequeños Javier Alejandro y Víctor Michelle, quienes murieron el fin de semana al ser arrastrados por la corriente del río Pesquería.

Ambos menores fueron velados en una funeraria de la colonia Pueblo Nuevo, en Apodaca, cerca de donde habitaban.

Compañeros y maestros de la escuela primaria "Alberto Garza González" acudieron al funeral. Javier estaba en cuarto año y Víctor en quinto.

Habitaban en la calle Río Napo, de la colonia Pueblo Nuevo, e integraban el equipo de futbol Manchester.

A las 19:00 horas del lunes se llevó a cabo un partido de futbol en una cancha ubicada en la calle Río Paraná, entre los equipos Manchester y Los Mesis, para rendir homenaje a los dos niños fallecidos.

En los funerales no se presentó el entrenador de Javier y Víctor, Carlos Alberto Guerra Valdez, de 34 años.

Personas allegadas a las víctimas aseguraron que el joven está devastado, enfrentando un sentimiento de culpa por el lamentable incidente.

Javier Alejandro, Víctor Michelle y otros ocho niños, integrantes del equipo Manchester, acudieron junto con el entrenador al arroyo Topo Chico, en los alrededores de la colonia Teresita, de Apodaca, pero una creciente los arrastró la tarde del sábado.