FOTO Y TEXTO: AGUSTÍN MARTÍNEZ
21 de enero de 2015 / 03:02 a.m.

Monterrey.- Desconcierto y conmoción es lo que sienten los vecinos de la colonia Paseo de San Miguel, en Guadalupe, tras el caso del hombre que se suicidó tras herir de gravedad a su esposa.

Nadie se explica cómo fue que se dio el incidente, y hay quienes creen que una fuerza sobrehumana se apoderó del marido que, cegado, atentó contra la mujer que compartió los mejores años de su vida.

Mientras la señora Sandra Edith Rocha Armendáriz, de 49 años, continúa internada en el hospital 21 del IMSS, los familiares del matrimonio se preparaban para despedir a Enrique Puente Ibarra, quien contaba con 51 años.

"No ha venido… no ha venido nadie, más que el yerno, pero entra y sale y nada más se va, porque están ocupados con los servicios funerarios", comentó una mujer que habita casi frente a la casa de los Puente Rocha.

Ella prefirió mantener el anonimato, y describió a Enrique y a Sandra Edith como unas personas tranquilas, de bien y excelentes vecinos.

"Era una familia ejemplar. Eran muy buenos. Aquí no sabemos por qué pasó eso, posiblemente por su enfermedad (de Enrique). De lo demás no sabemos nada. No vimos nada extraño, ni nada de que fuera gente mala o de pleito", reiteró.

Otra ama de casa señaló que, aunque sabían que desde hacía tiempo el hombre tenía algunos padecimientos mentales, no dejó de sorprenderlos el lamentable y trágico incidente.

Pareciera que un ente maligno se apoderó de la mente del varón y, en medio de la ira, buscó acabar de un solo tajo con aquella mujer a la que tanto amó.

"No era una familia de pleito; no eran nada negativo. Era una familia normal. Eran muy buenas personas. Como familia se llevaban bien, y pues no sé…".

Otra persona que prefirió reservarse sus datos aseveró que el pasado lunes casi todos los vecinos andaban en sus trabajos, y prácticamente nadie vio o escuchó el problema entre los esposos.

"De hecho nosotros llegamos ya tarde; llegamos ya noche y pues ya no alcanzamos a ver nada. Nos enteramos hora después y, cuando llegamos, fue cuando vimos todo el movimiento y todo el rollo", puntualizó.

Esta tragedia tuvo lugar en el número 1015 de la calle Paseo de los Duraznos, entre avenida De la Zanja y Paseo de los Nísperos, en la colonia Paseo de San Miguel, en Guadalupe.

Al presentar un severo cuadro de depresión, Puente Ibarra atacó con un picahielos a Rocha Armendáriz, provocándole heridas en el tórax y en el abdomen.

Tras cometer la agresión en la segunda planta de la vivienda, el hombre bajó e ingirió ácido muriático, y luego se provocó heridas punzocortantes en el cuello y el abdomen.

Los esposos fueron trasladados al hospital 21 del IMSS, en Monterrey, donde una hora más tarde se reportó el fallecimiento de Enrique.